Verificar, verificar…

 

Ya se sabe que todos podemos cometer errores. También se sabe que la maldición de los periodistas es que los publicamos.

Acaba de pasar en el diario El País. El apuro por “golpear” con una imagen exclusiva hizo que el editor responsable dejara de lado una antigua enseñanza: verificar todo siempre y, en caso de duda, abstenerse.

La identificación equivocada del Presidente Hugo Chávez tiene, sin duda, un origen interesado: alguien que trató de engañar y lo logró en un diario de prestigio como El País.

El daño puede repararse, pero la lección -.ya reiterada muchas veces- debe ser aprendida por todos: periodistas, editores y, sobre todo, por el público que todavía no desarrolla suficiente desconfianza ante tanto artilugio tecnológico.

Abraham Santibáñez
Profesor de Ética Periodística