Citas textuales

Sustituir la voluntad del pueblo…

Uno de los más grandes peligros de la próxima contienda presidencial -y por extensión, uno de los peligros de la política chilena- es el populismo. Y en él acaban de deslizarse Piñera y Ossandón. En un sentido técnico, el populismo no consiste en hacer promesas desmesuradas o insensatas; se trata de una actitud más sutil. Consiste en sustituir la voluntad del pueblo -que en una democracia se forma institucionalmente y a través de deliberaciones mediadas por partidos e ideas- por un sujeto abstracto, la ciudadanía o el pueblo a secas, cuyas pulsiones espontáneas se repiten sin cesar y se elevan a principios de un programa. El populista siempre reclama una conexión directa con la gente o la ciudadanía, y pretende que él, a diferencia del político profesional del que anhela distanciarse, tiene línea directa con lo que la gente quiere o desea.

Carlos Peña en El Mercurio.


Los “persistentes mitos” de Fidel

Resulta curioso que líderes y medios de prensa de países democráticos se refieran al recién fallecido dictador cubano como "líder revolucionario" y celebren su papel protagónico en el escenario mundial o sus supuestos logros en materia de salud y educación. Suena especialmente absurdo cuando desmontar tan persistentes mitos sólo requiere ir a una clínica, escuela o barrio fuera del circuito de turismo de solidaridad en Cuba o hablar con cualquier cubano que haya escapado de la isla prisión. Peor aún, las justificaciones o alabanzas vienen de boca de los mismos que denunciaron sin reservas la dictadura de Augusto Pinochet en Chile (1973-1990).

María Werlau en El País


La obligación de mantener la consecuencia

Lo desconcertante es que un buen grupo de personas, incluida la propia Presidenta de la República, que durante años han abrazado militantemente la perspectiva de la democracia y los derechos humanos, condenando sin matices al dictador y obteniendo desde esa posición enormes ventajas argumentativas, emocionales y electorales, se cambien hoy de caballo y reclamen una perspectiva contextual y subjetivista cuando se trata de analizar a un personaje que les resulta políticamente más cercano, como es el caso de Fidel Castro. Sostener una postura estricta, en la política y en la vida, es bien complicado, especialmente cuando el cuestionamiento se vuelca sobre uno mismo o sus cercanos. Si en esos momentos no somos capaces de mantener la consistencia del planteamiento, viene el quiebre de nuestro prestigio y la credibilidad de nuestros parámetros de evaluación se va al diablo.

Abogado Cristián Riego en El Mostrador


Maestro del marketing político

Fidel Castro fue un publicista fuera de serie, un mago del marketing político. ¿Cómo es posible que, después casi seis décadas imponiendo de cualquier manera y a cualquier precio su control sobre un país, todavía a la hora de su muerte haya quien lo pondere como un líder democrático? Ahí está su mayor talento, el legado más importante que le deja a la historia: se puede ser un tirano despiadado y, sin embargo, pasar a la posteridad como un revolucionario.

Comentario del escritor y guionista de televisión Alberto Barrera Tyszka en The New York Times. Es coautor de la biografía “Chávez sin uniforme”. Su más reciente novela es “Patria o muerte”, obra ganadora del premio Tusquets de Novela 2015.


Cambios en la carrera electoral

...el más afectado en sus pretensiones (según la última encuesta Adimark) es Sebastián Piñera. Puede parecer una afirmación sin base, cuando ante al sondeo anterior crece su porcentaje de preferencia ciudadana de 20 por ciento a 24 por ciento. Pero hay fundamento: la encuesta indica que si bien nadie lo amenaza por la derecha, está siendo amagado por la izquierda, precisamente por Guillier. Y ese es el problema, pues nos habían dicho que Piñera es el único que puede derrotar a la Nueva Mayoría y que por eso había que "cuidarlo". Tanto, que algunos recurrentemente sugieren ungirlo de inmediato y evitar una confrontación con otros, en una primaria que, sin alterar el previsible resultado, podría afectar la unidad y lesionar las oportunidades del sector. Pero todo ese discurso se cae cuando Guillier acorta distancia y puede sobrepasar a Piñera. De hecho, el director ejecutivo de Adimark opinó que si las cosas siguen así, puede pillarlo en 30 días. Y como se sabe, la política es como la hípica: a caballo pillado, caballo ganado.

Comentario titulado “¿El único?” del abogado Axel Buchheister en La Tercera.