Citas textuales

Este país que amo

Estoy muy agradecido de que Chile me haya entregado el Premio Nacional de Literatura, pues mi obra está hecha de este país que amo: he escrito sobre sus dramas y diversas peripecias. Me emociona el afecto de la gente que me felicita y la de los habitantes de las regiones que me han extendido tantas invitaciones como para llenar la agenda de medio año.

Antonio Skarmeta en La Tercera


La serenidad de Giannini

Además de su obra filosófica, de su personal manera de llevarla a cabo, ligándola a las dudas, perplejidades y problemas que acosan a todos los seres humanos, y además de su temperamento jovial, afable y generoso, quisiera destacar de Humberto Giannini su invariable serenidad.
Serenidad como un logrado apaciguamiento de espíritu y no desde luego como indiferencia ni menos como cinismo. Una serenidad alejada de los dogmatismos, la crispación y las pretensiones hegemónicas tan habituales en algunos intelectuales más interesados en normar la condición humana que en entenderla y compadecerla.

Agustín Squella a propósito de la muerte de Humberto Giannini.


El precio del “No

No (se ha arrepentido de ser la voz de la Franja del No), aunque sólo me trajo perjuicios, mucho daño a mí y mi familia, me tiraban cosas, a mi hija la agredieron, me rompieron los autos; sé que es lo más recordable, porque yo fui la única persona en la televisión chilena que se opuso a la dictadura y aunque no quiero ponerme en el papel de mártir, esa oposición me costó diez años de cesantía.

Patricio Bañados en Punta Arenas, en la presentación de su libro “Confidencias de un locutor”.


Los temores de Ampuero

Hoy le inquieta, confesó ante los empresarios (en la Enade), quienes le oían con paciencia psiquiátrica, el “incipiente clima de odios que comienza a envolver a Chile”; las reformas estructurales que se han anunciado por el Gobierno le producen, dijo, un déjà vu de lo que vivió a los dieciocho años, cuando la Unidad Popular lo estremecía de entusiasmo, solo que ahora no es entusiasmo sino miedo lo que siente; las utopías que hoy animarían al Gobierno, concluyó, serían similares a las que inspiraron países, como la RDA o la URSS, que hoy no existen.
En suma, Roberto Ampuero tiembla de temor ante el Chile de hoy. El fantasma de la polarizacion y el odio, el estatismo, y la influencia cultural de la izquierda alimentan su temor de que Chile esté hoy al borde del abismo.

Carlos Peña comentando en El Mercurio el discurso de Roberto Ampuero en la Enade