Citas textuales

Intraducible

A fucking old cunt.

Grosera expresión con la cual el entrenador Alan Padew insultó al chileno Manuel Pellegrini, su colega del Manchester City. En Chile los medios se negaron a traducirla, siguiendo el consejo de Mary Rose McGill.


Libertad ganada a contrapelo

No hay mejor antídoto contra los medios puramente partisanos que el mercado y la necesidad de atraerse audiencias masivas. Con todos sus defectos, el mercado ha hecho más por ampliar la agenda de los medios en Chile -la de la televisión y la de la prensa- que cualquier ofensiva ideológica o utópica. Mucho de la libertad que muestra hoy la prensa en materia de costumbres ha sido ganada a contrapelo de la agenda ideológica de sus dueños y promovida, en cambio, por la necesidad de ganarse el favor de los lectores.

Comentario de Carlos Peña en 2010.


El carácter público del archivo de La Nación

El archivo del diario La Nación no era propiedad del Estado, como se ha dicho, sino de una sociedad anónima con fines de lucro en la que el Estado tenía acciones. Lo extraño es que mientras ese archivo perteneció a una sociedad anónima con fines de lucro, nadie vio amenazado su carácter público. Ahora, en cambio, que ese archivo pertenece a la Universidad Diego Portales -una fundación sin fines de lucro- se afirma que su carácter público está en riesgo.

Este contrasentido solo se explica por una doble suposición: i) que como el Estado tenía acciones en la sociedad anónima, los bienes que pertenecían a esta última eran estatales; ii) que como esos bienes eran estatales, entonces eran públicos.

Ninguna de esas suposiciones es correcta y solo pueden ser resultado de la ignorancia…

Carlos Peña en carta a El Mercurio


Réplica de un “ignorante

(Un) segundo error es dar por hecho que quienes hemos criticado la venta lo hacemos desde la ignorancia. Me parece que el rector Peña puede hacer su argumento sin necesidad de descalificar a quienes no aceptamos las premisas que él establece. El archivo de La Nación debió ir al Estado, era lo deseable y lo óptimo, lo cual no obsta a que un privado como la UDP le dé un buen destino. Es lo que todos los chilenos esperamos.

Diego Matte P. (El Mercurio, 26 de enero de 2014)