¿Es el momento de actualizar a Windows 10?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Es una pregunta que varios nos estamos haciendo en este momento.

Windows 10, es la nueva versión de Microsoft Windows, sin duda ha sido pensado como un sistema operativo mejorado, con características nuevas y mejor aprovechamiento de la máquina. Se supone además, que tiene un diseño que hace perfectamente compatible el uso con dispositivos móviles (tablets con pantallas táctiles) y dispositivos de escritorio (la mayoría, sin pantalla táctil).

Pero simultáneamente al aviso de Microsoft de que esta nueva versión está disponible, me llega una advertencia del proveedor de mi hardware, que sugiere que me debería “abstener” de instalar este nuevo sistema, al menos hasta que ellos avisen que se han hecho y superado todas las pruebas de compatibilidad.

Por otra parte, aunque la descarga y actualización son gratuitas (no se requiere pago por ello), hay una consideración técnico económica, que no debiera dejarse de lado antes de responder a la pregunta del título. Windows 10 NO es un sistema operativo de licencia eterna. Antes, cuando uno compraba un computador que traía –formalmente- una licencia de Windows, sabía que podían pasar años, y que ese computador no iba a perder el sistema. Pero Windows 10 replica el modelo del Office 365, donde el costo es un poco menor (algunos esperábamos una caída mayor del precio) pero sólo se puede utilizar durante un año. Al completar este periodo, uno puede pagar por un año más, o desinstalarlo.

En lo personal, discrepo con Microsoft al haber aplicado este modelo al sistema operativo. Lo entiendo e incluso comparto para Office 365, incluso no me cabe duda de que es la mejor opción para sus versiones “en la nube”; también lo puedo entender (aunque no lo comparto al 100%) en herramientas como los antivirus o el software de desarrollo (Adobe para sus productos como Photoshop, Premiere, Flash, etc) pero no comparto el tema en el sistema operativo.

Entiendo que Microsoft tiene un conflicto en la administración y actualización de seguridad de las distintas versiones de Windows, actualmente, aunque ya se considera una plataforma obsoleta, aún existe una gran cantidad de equipos que utilizan Windows XP y que, en casi todos esos casos, NO van a actualizar la plataforma. Deben quedar, además, algunos computadores con Windows Vista (pero eso no es preocupación actual de Microsoft). Después de eso, tenemos Windows 7, 8, 8.1 y 10 (para versiones de computadores personales, descartando las versiones para los servidores). Pero aclaremos, cada vez que se hace una descarga de una “actualización de seguridad”, no se está recibiendo un producto nuevo, en mi opinión, es el equivalente a “estamos aplicando su garantía, pues descubrimos que algo no estaba del todo bien”.

Además, el sistema operativo define que va a pasar con otras aplicaciones. Si uno compra una licencia de software (la que sea) no le sirve si deja de usar Windows 10 e instala, por ejemplo, Linux.

Mi opinión, por ahora, es contraria a Windows 10. Creo que no sólo no es el momento, sino que no lo será hasta que se arregle el tema de los costos. De otra manera, y recordando eventos recientes acá en la capital de Chile, me sentiría “virtualmente secuestrado”.