Wazap....

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Es la forma en la que al mayoría lo escribimos, recordando la campaña comercial (1999-2002) de BudWeiser (que en inglés se escribe "Whassup", del original "What's Up?")... Más de una vez me he preguntado cuanto le costó a los creadores de la más famosa aplicación de mensajería instantánea entre smartphones, el inventar un nombre que tuviera esa misma sonoridad, pero a la vez no los acusaran del plagio comercial.

What's App, ha tenido altos y bajos durante su historia. Sus inicios, se remontan a los altos costos de la mensajería instantánea de celulares (los viejos y abandonados SMS y los aún más caros MMS - mensajes multimedia) que además tenían muchas restricciones de tamaño y configuración. Hasta el dìa de hoy, tengo un cliente que me envía mensajes multimedia y que Entel en vez de despacharlos a mi smartphone, prefiere que yo los revise en su página web.

Es una aplicación de éxito, aunque siempre ha estado en duda su sistema de financiamiento.

Según se recordaba hace poco,  Jan Koum  (el creador) fue a visitar a Mark Zuckerberg para ofrecerle un sistema de mensajería para celulares que se pudiera usar en conjunto con Facebook; Zuckerberg lo rechazó de plano.

En varias oportunidades, se anunció que What'sApp seria una aplicación de pago mensual, sin embargo nunca se concretó. Durante algún tiempo, fue una aplicación de pago para los usuarios de iPhone (US$ 0.99), pero siempre fue gratuita para los usuarios de Android.

Sin embargo, terminó pasando a formar parte del imperio de Facebook. El 19 de febrero recién pasado, Mark Zuckerberg anunció la compra de What'sUp por 19.000 dólares.

¿Qué pasará ahora, con la más popular de las aplicaciones de mensajería instanánea?

Mucho depende de lo que efectivamente haga Facebook con ella. Puede mantenerla como está, hacerle pocas adaptaciones, o hacerle muchas adaptaciones. Incluso podría desaparecerla (aunque esto es improbable).

Lo cierto es que hay algunas preocupaciones más o menos evidentes. Se dice que Facebook puede "predecir" que alguien va a iniciar una relación amorosa, simplemente revisando el aumento de mensajes entre muros de los involucrados. Pero claro, con la irrupción de What'sUp y la constante migración de usuarios del sistema de "muros" a esta mensajería instantánea, el porcentaje de aciertos disminuye. Si se pudieran analizar la cantidad de mensajes entre ambas plataformas (otras como correo electrónico y blogs ya están casi fuera de circulación para la hora de la seducción) probablemente, no sólo se adivinarían nuevas relaciones, sino que también los momentos difìciles de las relaciones existentes (e incluso se podría saber si hay o no algún tercero o cuarto involucrado).

Por su parte, los usuarios han estado tomando sus propias decisiones. No pocos creen que en un futuro cercano, podría existir una integración tal con Facebook, que informe en el muro, que se está enviando un mensaje. O que al publicar en un muro, se envíe directamente un mensaje. Otros salen con teorías de conspiración (como la reciente sobre el traspaso de información entre las plataformas de Angry Birds y la NSA, la agencia de seguridad nacional de USA). Y no pocos están migrando a otras plataformas: Line, Telegram, HangOuts etc.

Los que llevamos más tiempo en Internet, no podemos olvidar sus orígenes: se necesitaba una red que NO dependiera de uno o dos servidores/proveedores específicos. La idea era que la información debería estar distribuída y, preferentemente, replicada en distintos lugares (incluso con sistemas de respaldo automáticos). Por eso no deja de sorprendernos la facilidad con la que ciertos proveedores se "toman" internet y proveen servicios centralizados y controlados por empresas. Desde Google y Yahoo que integraron sistemas de búsqueda, correos y publicaciones bajo una misma plataforma (cada uno la suya propia, claro); hasta servicios como Facebook, What'sUp, Twitter o Instagram por nombrar unos pocos. La debilidad de todo servicio centralizado, es siempre la misma, la de indisponibilidad del servicio. Volviendo a What'sUp, bastaron pocos días del anuncio de compra por parte de Facebook, para que los servidores presentaran fallas... Es cierto que, como dice un filósofo: la ausencia de Internet hace que uno termine su trabajo más rápido, pero las frustraciones que provoca la ausencia de conectividad son peligrosas: por cada usuario que está feliz, completando su trabajo sin interrupciones, probablemente hay 10 que están con síndrome de abstinencia de la red...