¿Bienvenido Tizen?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Para el próximo trimestre, está anunciado el lanzamiento del nuevo Smartphone de Samsung: el Z, que a diferencia de sus antecesores, no utilizará el sistema Android, sino que Tizen, el sistema operativo para “todo”, basado en Linux, patrocinado por la Linux Foundation y auspiciado fundamentalmente por Samsung y otros (Intel, Huawei, Fujitsu, Nec, Panasonic por nombrar algunos).

En rigor no es un sistema nuevo, con casi 2 años y medio de trabajo desde su lanzamiento original (5 de enero de 2012) Tizen pretende incorporarse a distintos dispositivos, partiendo por teléfonos inteligentes, incluyendo relojes (ahora que están de moda los relojes planos que interactúan con los Smartphones) vehículos y televisores (según lo que indican en la página: https://www.tizen.org/es . Y claro, siendo Samsung el gigante que es, no es extraño que quiera utilizarlo en todos sus productos.

Pero, ¿hay mercado para un nuevo sistema?

En la actualidad, los principales sistemas para Smartphones son: iOS de Apple (iPhone/iPad), Android de Google (usado por Samsung y LG entre los más grandes). En segunda línea se encuentran BlackBerry (propietario de Blackberry) Windows Mobile de Microsoft y usado por su “división” Nokia (aunque hay más), y finalmente FireFoxOS (y su muy olvidable comercial de Movistar). La última línea, esa de la que sólo han oído hablar los conocedores (prácticamente sin equipos que los usen actualmente) incluye: WebOS, PalmOS. Symbian. Ubuntu Touch, y, hasta ahora, a Tizen.

La pelea por el control del mercado de los Smartphones, es interesante. Sus principales actores han optado por tácticas diferentes: Apple intenta el principio de “One Size Fits All” (talla única) planteando que iPhone es la solución para todos. Samsung por su parte, cree que “tiene el modelo adecuado para las particulares necesidades de cada cliente”, y constantemente saca nuevos equipos, sin plantear la obsolescencia de los antiguos. Mientras Apple garantiza que su sistema funciona bien en todos y cada uno de sus modelos, Samsung tiene problemas para demostrar que todas y cada una de las aplicaciones funcionan adecuadamente en cada equipo. Algunos aseguran que esa es la razón de Samsung para promover Tizen, es decir, tener un sistema mucho más estable (y controlando bien sus versiones) que les permita garantizar que cada equipo funciona “tan bien como el mejor de los iPhones”.

El tema es que el mercado de un sistema para Smartphones, no está realmente restringido por los proveedores de Smartphones, sino por las aplicaciones. Hoy es impensable comprar un Smartphone que no permita usar WhatsApp o Line o que no se conecte con Twitter o Facebook; que no permita jugar 2048 o cualquiera de los juegos que han sido o serán “trending topic”…

Y para los proveedores de aplicaciones no es fácil adaptarse a nuevos desarrollos. Tizen promete compatibilidad con aplicaciones Android (mal que mal, los dos se basan en Linux) y facilitaría el desarrollo de aplicaciones en formato HTML5.

Aún falta para saber si Tizen será un sistema dominante. Pero por ahora, hay que saludarlo y darle la bienvenida.