Resultados concretos

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Una de las bromas pesadas, más comunes en el ámbito de la ingeniería informática, es la que se les hace a quienes se "reciben" de madre o padre por primera vez: "Felicitaciones, por fin un proyecto, con pies y cabeza, que sale en el plazo comprometido". Y la broma pesada se repite y repite porque, lamentablemente y en muchos casos es una realidad, los proyectos se atrasan, y en muchas oportunidades, tanto por cambios de opinión del usuario como por ideas propias de los informáticos, los proyectos no tienen ni pies ni cabeza.

Por eso fue reconfortante, el lunes pasado, la presentación del estudiante -y ahora ingeniero- Misael Iturra sobre su proyecto de título de "Diseño y Construcción de una impresora 3D". El proyecto, integramente realizado por el ingeniero, tenía pies y cabeza, es decir, contemplaba todos los elementos necesarios, desde una construcción basada en técnicas de ingeniería (que incluyó la evaluación de la capacidad de servomotores para producir los efectos de movimiento deseados) al software necesario (en parte implementado desde aplicaciones existentes, en parte creado por él para la especificación concreta de su impresora 3D).

Una de las preguntas más interesantes, fue formulada por el decano de la facultad de ingeniería: "¿Por qué este proyecto, que combinaba construcción física y lógica, era considerado un proyecto de ingeniería civil informática?". La respuesta fue simple y contundente: antes que nada, es un proyecto de ingeniería; y si bien hay varias ramas de la ingeniería involucradas (mecánica, electrónica, etc), no sólo hay áreas específicas de la informática (en el diseño de SW adecuado) sino que además está el resultado, las impresoras 3D serán una de las tecnologías con mayor crecimiento en los próximos años.

La presentación final de la actividad de titulación, o examen de título, fue uno de los más cortos de los que se tiene registro en la Universidad UCINF, el ingeniero expuso en el tiempo asignado (poco más de 20 minutos) y las respuestas claras, precisas y completas, no requirieron mayor análisis o contra preguntas.

Felicitaciones a Misael.