Patentes...

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

No ha ganado Apple, perdimos todos”. Ese fue el comentario recurrente en las redes sociales especializadas, luego del fallo que condenó a Samsung a pagar una indemnización por violar patentes propias de Apple. ¿Por qué tanta desesperación? Simplemente porque el sistema de patentes se está volviendo una verdadera camisa de fuerza para impedir que la competencia cumpla con su rol fundamental: que el usuario reciba la mejor realización de las ideas.

En palabras de Samsung: “Resulta desafortunado que la ley de patentes pueda ser manipulada para darle a una empresa el monopolio de los rectángulos con esquinas redondeadas, o de tecnología que es mejorada día tras día por Samsung y otras empresas.” y continua: “Los consumidores tienen el derecho a contar con opciones, y saben lo que compran cuando adquieren productos Samsung. Esta no es la última palabra para este caso o para las batallas que se libran en las cortes y tribunales de todo el mundo, algunos de los cuales ya han rechazado muchas de las demandas de Apple. Samsung seguirá innovando y ofreciendo opciones para el consumidor

¿Cuál es el problema? Que Apple está presentando patentes sobre ideas (que en principio NO son patentables). Por ejemplo: “Slide to unlock” (desbloquear el teléfono, al arrastrar una imagen). “List scrolling and document translation, scaling, and rotation on a touch-screen display” (los “gestos” en cualquier pantalla táctil) “Application programming interfaces for scrolling operations” (efecto “rebote” al llegar al final de una lista). Y como a que Samsung les “robó” esas ideas, entonces tienen que pagar una indemnización y sacar los teléfonos “pirata” del mercado.

Ya antes he escrito acerca de las múltiples trampas que tiene la propiedad intelectual (patentes, derechos). Por supuesto, no se trata de copiar descaradamente, pero aún así no es cosa de llegar y hacer una “mala copia”. Lo que alega Samsung no es que no haya sido una idea original de Apple, sino que ellos se aplicaron y mejoraron las ideas en sus propios teléfonos. Y que eso SI tiene mérito.

Es como si alegara que yo tuve la idea de escribir sobre el fallo de este juicio, y como tuve la idea “primero”, entonces los demás deben pagarme por usar mi idea (OK, a otros se les ocurrió antes, pero me niego a pagar). O que nos trataran de cobrar por publicar on-line, porque esa idea se le ocurrió a alguien, antes que a nosotros.

Y lo peor, es la respuesta a la pregunta más importante: ¿quién ganó? Para una empresa como Apple, la indemnización es importante, pero tampoco una forma de asegurar su continuidad operacional. No imagino a a alguien diciendo “Oh, ahora que no puedo comprar un Samsung, iré a comprar 10 iPhones”, a lo más alguien que si antes dudaba entre un Samsung y un iPhone, ya no tendrá la duda (que de paso, es la opción de elegir en un sistema de mercado).

Y creo que es malo, porque impedirá la aparición de nuevos sistemas, que necesariamente tienen que aplicar esas ideas, por ejemplo, el sistema recientemente liberado para uso público HP-Palm-WebOS...

El tema está lejos de ser cerrado. No sólo porque Samsung apelará a la sentencia, sino porque hay molestias múltiples respecto de temas como derechos de autor abusivos, entre estos últimos, el que las canciones iTunes no sean heredables (el contrato de Apple prohibe cualquier forma de transferencia) situación que está siendo llevada a tribunales por Bruce Willis; o la reciente censura a la transmisión web de los premios Hugo (uno de los más importantes en términos de ciencia ficción y fantasía) donde se bloqueó el momento en que se mostraban los extractos de las películas y series nominadas (pese a tener los permisos de copyright concedidos).

Y queda una pelea adicional, asociada a los derechos y patentes de semillas usadas para alimentos y remedios. Hoy hay acusaciones de semillas “virus” (si se plantan en un lugar, afectan a los plantíos cercanos, logrando que parezca que todos usaron esa semilla modificada genéticamente y que está patentada. Similar situación ocurre en la investigación de plantas naturales para la cura de enfermedades como la diabetes (hay investigaciones que sugieren que el propoleo natural tendría propiedades para controlar y revertir dicha enfermedad).

Pero en cualquier momento, una patente puede echar a perder esas soluciones.

Como siempre, si tiene duda, estas páginas van con licencia CC (Creative Commons) y Ud. puede reutilizarla como mejor le parezca. Si cree que puede mejorarla, sólo le pido que se acuerde de enviarme el enlace a su propia versión, para mi no es malo ver como las ideas crecen con vida propia.