El futuro en la nube o una nube en el futuro?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Esta semana se realizó la Google I/O 2013, la reunión anual en la que Google muestra sus avances y sus intenciones para los siguientes 12 meses. Para muchos fue un poco desalentadora, Google se enfocó más en temas de desarrollo y de software que en temas más llamativos para los ciudadanos que forman parte del mundo profesional-informático (entre otras, se echaron de menos las nuevas propuestas para Android). Eso si, no faltó la escaramuza contra Microsoft, cuando Larry Page (Co-fundador y CEO Google) reclamó por un "abuso" que estaría haciendo Microsoft de los servicios de Google (aparentemente, la integración de Google Talk en Outlook y una aplicación para que los celulares con Windows 8 vean videos en YouTube).

Sin embargo, no deja de llamar la atención, que mucho de lo que se ha hecho y mostrado, apunta a la misma clave: la nube y los negocios a través de ella. Están remodelando Google-maps (quienes lo han visto, aseguran que es mucho más simple e intuitivo; aunque la experiencia me enseña a desconfiar de esos juicios de valor si no van acompañados de antecedentes concretos); se lanzó formalmente Google HangOuts que integraría de una vez, el Google+ y el Google Talk para comunicaciones (también llamado el "Whatsapp con videollamada" y que viene de la mano con una actualización para Android). Por supuesto, todas estas aplicaciones, obligan a tener una cuenta registrada en google para poder operar, pero esa es una condición asumida al momento de comprar un celular Android (como se asume algún registro en Apple por tener un iPhone). Incluso el reclamo de Page es por lo mismo: según se informó, la esencia del reclamo es que un servicio en la nube, sólo debe ser explotado por sus proveedores y no por terceros.

Por su parte, Microsoft no se queda atrás, después de años de larga (y a momentos discutida) pelea contra la piratería de Office, hoy apuntan a que sus aplicaciones deben estar "en la nube", todo por un cambio en el negocio: ya  no se compra una licencia "para toda la vida" de una versión de las aplicaciones, sino una actualización permanente de aplicaciones, bajo la modalidad de acceso por un periodo de tiempo (arriendo temporal).

Y ahora también se suma Adobe, popular por sus aplicaciones Photoshop o Flash (entre otras) también se suma al proceso, aunque en una versión curiosa: Ud. baja e instala la aplicación, pero para usarla tiene que estar comunicado a Internet (lo que permite verificar que tiene la última versión, además de que aún esté dentro del periodo pagado).

El modelo de pago por uso, tiene varias ventajas, partiendo por la actualización permanente. Pero introduce varias dudas legales en el proceso. Si un computador es utilizado por más de una persona a la vez ¿basta una licencia? (hasta ahora la respuesta era si, ya que la licencia quedaba "atada" al disco duro; pero en el nuevo modelo no es tan claro)... Si tengo un contrato de suscripción para acceso a la nube ¿puedo acceder desde distintos computadores? (la teoría es que si, ya que es parte de las promesas). Y si tengo un contrato de suscripción ¿pueden usar la misma licencia, personas diferentes en tiempos diferentes? (me parece claro que una misma licencia no puede ser usada simultáneamente por dos personas desde distintos computadores; pero ¿qué pasa en tiempos diferentes?)

La mirada comercial, generalmente pretende obtener la mayor cantidad de pagos, pero las definiciones legales deben ser claras. Hace varios años, intentamos que Microsoft explicara el sentido exacto de las licencias de uso de sus bases de datos SQL-Server. Era importante, pues estabamos vendiendo sistemas a instituciones públicas y necesitabamos garantizar que no iba a haber problema legal alguno. No fueron capaces de darnos una respuesta clara, y al final se optó por la interpretación legal que hacía la institución cliente.

En lo personal, me pareció molesto que en un equipo con Windows 8, recién comprado, fuese necesario disponer de un registro Microsoft para utilizar la mayor parte de las aplicaciones que aparecen en el menú inicial. Puedo entenderlo en el caso de un Office "en la nube", pero no en aplicaciones equivalentes al block de notas o el reproductor de videos. Menos si no se informa el cambio en las condiciones de uso, ni hay alternativas a la compra (en la práctica es casi imposible comprar un portatil nuevo, que no venga con Windows instalado y cobrado como parte de la venta).

La idea de "la nube" es que sea un real aporte a los usuario, no un anuncio de que el clima va a empeorar y que vamos a estar más restringidos que antes.