ExpoINAPI Inventos 2009

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

El pasado fin de semana, se realizó la muestra de inventos y marcas nacionales e internacionales desarrollada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI, ex DPI).

Como muchos otros chilenos (la organización calcula  a más de 500.000 personas) fui a ver que había en dicha exposición. Y hoy, una semana después, sigo con sentimientos encontrados.

Por una parte, me alegra la convocatoria, fue un verdadero éxito de público. En el mismo sentimiento, pude ver a muchos niños felices viendo al robot que camina, jugando con algunos experimentos del MIM (aún quiero saber como funciona uno de ellos), tocando la batería virtual (un sistema de seguimiento en función de una webcam, que se proyectaba en una pantalla gigante que dominaba la muestra) e -imagino- saliendo de la muestra de cine 3D. Por su parte, no pocos adultos suspiraban viendo al lindo auto ecológico o el invento más votado: "Bed" la cama que se ventila y se hace sóla en 2.5 minutos (quien no querría una así!).

También me alegra saber que hay muchas patentes en trámite, en muchos aspectos que espero no necesitar entender (algunos ingeniosos procesos que utilizan bacterias), o aplicaciones tan prácticas como ahorradores de agua o "estufas" para evitar la pérdida de plantaciones por causa de heladas (si, esa es la explicación coloquial, ellos tenían una muestra mucho más interesante).

Pero por el otro lado, creo que a la exposición de inventos, le urge un invento: algo que permita que la gran cantidad de personas que asistimos a la muestra, pudieramos verlo todo, de buena manera. Me explico. Uno de los puntos destacados de la muestra, era el "robot que camina", que entiendo que tiene la altura de un niño... pero antes de mi llegada al recinto, un niño de verdad pasó corriendo al lado del robot., lo desestabilizó y... esperemos que puedan arreglarlo para una próxima oportunidad... Habían además un par de robots menores (uno que intentaba emular los pasos de baile de Michael Jackson) que estaban sobre pedestales, pero era difícil verlos en la aglomeración... Similar problema tenía la batería virtual con la que todos querían jugar... O los letreros con sensación de 3D... O el ahorrador de agua de excusado... O la fila para jugar con los experimentos del MIM... Y ni hablar de la larga fila para ver la película 3D... Imagino que cuando mostraron el funcionamiento de la cama que se hace sola, habrá pasado algo similar.

Simplemente la convocatoria superó la capacidad de la muestra. Y aunque no creo que la gente se haya ido disconforme, si pienso que el principal objetivo de la muestra: "facilitar el acceso ciudadano a parte de la tecnología e innovación existentes en nuestro país y en el mundo, fomentar la innovación e impulsar una cultura de la Propiedad Industrial en Chile" no se logró completamente.

Pero el desafío queda planteado: ¿se podrá inventar otra manera de hacer estas exposiciones, que soporte adecuadamente una convocatoria como la que tuvo la ExpoINAPI? Mal que mal, es el mismo problema que se ve en casi todas las otras muestras: desde libros, hasta computación, pasando por autos, artesanías, antiguedades o lo que sea, simplemente se siguen mostrando igual que en la feria libre que se organizó por primera vez hace miles de años: un mesón (del que a veces se prescinde), un par de personas (dueño, experto o, más habitualmente, promotoras) para presentar y, por supuesto, los productos a la vista (aunque no al "tacto").

Mi conclusión de ExpoINAPI es que es hora de innovar.