Cambio de Hora, otra vez...

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

¿Cansado? ¿atrasado? ¿problemas para coordinar su agenda? Una vez más, vivimos un cambio de hora, bajo la consigna de "ahorro energético de verano". Y una vez más, los chilenos nos preguntamos la conveniencia real de hacer esto.

Adicionalmente, durante los últimos años, y bajo la consigna de "es sólo un parámetro re-fácil de cambiar en los computadores", quienes asumimos la misión de controlar servidores y otros computadores, estamos viendo las consecuencias de un cambio que aunque fue anunciado con buena anticipación, nos complica la vida a chilenos y extranjeros...

Hoy en la mañana, las redes sociales reclamaban las innumerables molestias que trae el cambio de hora (físicas por dormir una hora menos, logísticas por cambiar las horas de los muchos relojes presentes en un hogar) así como las que trae el cambiar la fecha del cambio de hora, que incluye problemas a nivel nivel internacional: transportes (los casos más dramáticos se viven en los aeropuertos, pero también hay problemas en los puertos), educación (particularmente desde la aparición del e-learning y las entregas "hasta la medianoche"), y por supuesto, el mundo de los negocios que ven afectadas sus agendas, sobre todo para video-conferencias... Y no olvidemos a todos los que utilizan sus teléfonos celulares para organizar su vida, y ven que gran parte de las citas están movidas, porque su teléfono inteligente no es tan inteligente para saber que ahora Chile Continental está en el Uso Horario -3 (-4 +1)... Pero claro, para hacer las cosas difíciles, algunos teléfonos SI lo saben, y en otros, los usuarios avanzados, cambiaron manualmente la configuración al nuevo horario...

La pregunta más importante es: ¿se justifica pasar por todo esto?

Creo que es hora de sincerar la medida: Desde que los sistemas de iluminación gastan bastante menos energía (y ahora que vienen las ampolletas LED, menos aún) la mayoría de los edificios de oficinas, permanecen con las luces prendidas TODO el día (sobre todo por la disposición de cubículos). Lo mismo ocurre en muchas salas de clases (al menos en la Universidad donde hago clases, es absolutamente necesario casi siempre, salvo una o dos horas a medio día). Las industrias, por su parte, en la mayoría de los casos, no cambian sus usos energéticos, y en las casas, la mayoría o prende luces temprano o lo hace en la tarde, así que, no es tan lógica la necesidad del cambio de horario por razones energéticas.

¿Qué queda?

Gente caminando por las calles hacia su trabajo en las mañanas o hacia su hogar en las tardes. Con el cambio de hora (y al menos en Stgo) ahora la gente saldrá con más oscuridad, pero llegará con más luz. A la mayor parte de los que son padres en Stgo, el horario de verano les viene bien, alcanzan a ver a sus hijos en las tardes... Los que no son padres y tienen que caminar por lugares oscuros y peligrosos, o salir muy de madrugada a trabajar, en su mayoría, odian este horario.

Pero eso es Santiago, y pese a las pretensiones de muchos, no es Chile. ¿qué pasará en otras regiones? Podría elucubrar ideas, pero probablemente sería una vez más un santiaguino opinando lo que pasa fuera. Invito a mis lectores a mandar sus reacciones ante el cambio de hora y el cambio de la fecha del cambio de hora, para tener datos de primera fuente. Eso, claro, sin olvidar a Isla de Pascua e islas Salas y Gómez que también se ven afectadas (y que desde mi particular punto de vista, sólo debe significar una molestia a sus habitantes)...

Al final, creo que es una necesidad del Estado, que se evalúe si realmente sirve hacer el cambio de hora. Si sirve, entonces mantener a firme las fechas en las que se harán los cambios de hora (y no a discresión del ministro de energía de turno) y si no es así, evaluar cual es el mejor uso horario para Chile continental y cuál es el mejor para Chile insular... Porque hay que hacerlo en serio.

Dicho sea de paso, parece que muchos chilenos han estado verificando cual es la hora de manera on-line. El sitio http://www.horaoficial.cl, dependiente del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile, ha estado mostrando signos de saturación, al punto en que han pasado varias horas en que ha tenido problemas para responder. Probablemente es un efecto más de cambiar la fecha del cambio de hora...