¿Qué te pasó Flash?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

… antes eras chévere.” (así termina siempre el meme con Bart Simpson).

En los albores de la Web, los contenidos eran planos, apenas unos textos entrelazados que facilitaban el seguimiento de la información; pero faltaba algo: un poco de multimedia. Entonces aparecieron las imágenes, y con ello se popularizaron los “gif” animados. (a riesgo de colapso lateral de cédula de identidad, aún recuerdo una de las primeras páginas de zippo, con sus encendedores prendidos y las llamas “bailando”). Pero no era suficiente… Vino entonces Java, un trabajo realizado desde los laboratorios de la extinta empresa SUN, que desarrollo un lenguaje “del futuro”, para ser incorporado en toda la línea blanca del hogar (lavadoras, refrigeradores, micro ondas, etc) y que prometía la fuerza de la interacción multimedial.

Desde la otra esquina de la web, los diseñadores llevaban años trabajando con sus propias herramientas, casi todas ellas creadas originalmente para Mac, y luego transportadas a computadores PC compatibles, y lo cierto es que no se sentían cómodos con un lenguaje como Java. A los diseñadores les agradaba mucho más el concepto de interfaz gráfica de Mac, la idea de las capas de dibujo, similares a las trasparencias que antiguamente usaban los dibujos animados, y por supuesto, el concepto de línea de tiempo, que hacía fácil e intuitivo el manejo de las animaciones. Además se le podía agregar interactividad (sobre todo botones o zonas clickeables) y aún mejor: audio. Así llegó en gloria y majestad la herramienta de Macromedia (que además desarrollaron uno de los principales programas de diseño web: DreamWeaver) denominado Flash. Y los diseñadores lo amaron y no pudieron vivir sin él. Flash no requería saber programación (al menos para animaciones simples, que para las complejas tenía grandes opciones) y la mayoría de los animadores, sin mayor tiempo de aprendizaje, eran capaces de hacer animaciones elegantes. No sólo eso, facilitó durante años el manejo de los banners publicitarios (en algunos casos hasta agotar al usuario, pero eso no era culpa de flash, sólo de los diseñadores y sus clientes).

Claro que no todo fue miel sobre hojuelas… Cuando aparecieron los iPhone y los iPad, fue evidente que Apple le daba la espalda a flash. La explicación oficial, era que flash consumía mucha batería y ese siempre ha sido el punto débil de los smartphones. Los usuarios de iPhone y de iPad, a regañadientes, aceptaron la explicación.

Luego vino HTML5 y CSS3, el control completo de los elementos desplegados en una página web, que hace posible, entre otras cosas, la realización de animaciones directamente en la web. Y aunque se pueden hacer muchas maravillas, hasta ahora no hay ninguna herramienta de desarrollo para esta tecnología, que se encuentre en una situación de madurez que le permita siguiera acercarse a Flash. Hay herramientas que en un momento fueron muy alabadas (a5 animator) y que luego desaparecieron. Además tanto Adobe (actual propietario de Flash) como Google, han desarrollado sus mecanismos para transformar las animaciones flash en html5… No son perfectas, pero tienen buenas aproximaciones.

Y cuando todo parecía asegurar que Flash mantenía su privilegiada posición, ocurrió lo impensable: errores en el flash player, es decir el componente gratuito que hay que instalar en nuestros computadores para poder reproducir los contenidos en flash, han abierto varios riesgos o vulnerabilidades, incluyendo la opción de descargar archivos sin nuestra autorización o conocimiento. Y aunque el problema fue detectado tempranamente, ya van dos intentos de Adobe de corregir el problema (esperamos que ahora si).

Quienes usamos Mozilla FIrefox, recibimos un mensaje alarmante (no es la primera vez que flash ha presentado errores fuertes) que dice que el componente no es seguro, que ha sido bloqueado y que si lo queremos usar, debe ser bajo nuestra exclusiva responsabilidad… Con un mensaje así, hasta el menos paranoico siente que se va a lanzar en paracaídas con una sábana, que además, está en malas condiciones…

Por otra parte, muchos expertos recomiendan olvidarse de flash, al menos en youtube ya no es necesario. Pero aún quedan muchos sitios donde casi todas las animaciones, están en flash… Algunas incluso son absolutamente necesarias para entender la información del sitio…

No se si ha llegado el momento de olvidarse de flash. Claramente el mundo sería más feliz sin tanto riesgo de uso, y sin encontrar un mensaje aterrador cada 2 semanas. La pregunta es: ¿quién sucederá a Flash (la herramienta de desarrollo) para crear animaciones en HTML5+CSS3?... sólo el tiempo lo dirá.