Recuento de fin de año

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Una de las tradiciones que me gustan del fin de año, son los recuentos. Me parece deseable hacer un alto en el camino y mirar lo que ha pasado, sobre todo en un mundo tan vertiginoso como el de la tecnología.

Lo definitivo: A nivel nacional e internacional: En el 2012 se terminaron de consolidar las tablets. Los proveedores de las touch-screen por fin ofrecieron un modelo resistente y los usuarios se rindieron ante ellas. Por su parte, los proveedores de sistemas operativos (Apple primero, Google después y finalmente Microsoft) les han dado su beneplácito y los sistemas ahora, son para "tocar"... Aunque aún falta una buena herramienta para desarrolladores, que permita que los sistemas informáticos sean creados "fácilmente" para esas tecnologías (hoy la mayoría de las herramientas son para plataformas específicas o requieren de instalación de elementos adicionales), se estima que en 2013, se venderán más tablets que todo el resto de equipos computarizados (escritorio, notebooks, etc). Eso sí, estas plataformas dan pie para una nueva bonanza para desarrolladores, así que ¡informáticos, a prepararse! (antes que lleguen los jóvenes autocapacitados a obtener los negocios).

Lo bueno: A nivel nacional: se han abierto varias opciones para la innovación tecnológica. No sólo concursos para obtener fondos a la innovación, sino que también espacios para poder mostrar lo que se está haciendo. Por otra parte, a nivel internacional han proliferado los cursos de e-learning masivos (udacity, coursera) que están haciendo mucho más fácil el acceso a los conocimientos necesarios para innovar.

Lo malo: A nivel nacional: el estado de la red inalámbrica o banda ancha móvil (BAM), ha estado al debe durante todo el año. Inestable, poco confiable, y para peor, cara según los estándares internacionales. En un proyecto de un cliente, se decidió utilizar banda ancha móvil para tener contacto con computadores instalados remotamente, sin embargo la velocidad y estabilidad de la conexión hacen que aún sea más rápido y sencillo ir a darse una vuelta armado con pendrives que usar la BAM para transferir archivos. A nivel internacional, están las grandes peleas por los temas de derechos de autor, que en sus víctimas colaterales, tienen a muchos inocentes; por ejemplo en el caso del cierre de MegaUpload, mucha gente que lo usaba de manera legítima para tener sus trabajos "en la nube" y pagaba por ello, se vieron afectados sin posibilidad de recuperar lo que había en ese espacio. Pero más allá de las víctimas colaterales, parece que urge un nuevo entendimiento del problema de licenciamiento, que nos permita acceder a obras, a precios que sean razonables para todos.

Lo feo: A nivel nacional: la campaña (o su ausencia) para el cambio de la numeración fija, que incluso afectó a los terminales de redcompra. A nivel internacional, claramente el premio de lo feo, se lo lleva Apple y sus mapas para iPhone, con suficientes pifias para que casi todos hicieran bromas pesadas al respecto. Pero no es lo único, el segundo premio de lo feo, y lejos de tener una solución, se lo llevan las redes sociales, que concentran lo peor de internet: son invasivas (mails reales e imaginarios de invitaciones a participar o ver contenidos); son riesgosas (muchos se hacen pasar por ellas, permite todo tipo de troleo, incluso virulento); reunen demasiada información personal en un único sitio donde no es clara la propiedad intelectual (para ejemplo instagram intentó cambiar las reglas para que las fotos subidas por los usuarios, pudieran ser vendidas por los dueños del sitio); y por sobre todo, son espacios cerrados donde se quiebra el espíritu de la red: un espacio de colaboración, donde importan los protocolos y no las aplicaciones. Cada "red" social, no está en la red, está en los servidores propios de sus dueños. Y esa es la más fea de las contradicciones.

La esperanza, es que el 2013 (numerológicamente: el primero con cuatro dígitos diferentes desde 1988, si es que eso significa algo más que un dato freak) se empiecen a desarrollar mejores mecanismos de integración. Si el hardware está decantando en un único gran aparato (la tablet que une celular, computador, cámara fotográfica, reloj alarma, acceso a internet) sería deseable que la libertad de acceder a aplicaciones (sistemas en la nube) siga un curso similar de acceso universal, pero libre: cada uno desde el sistema o aplicación que desee, sin estar obligado a visitar múltiples sitios para estar "en contacto" con los conocidos.

Según Alberto Montt "Los convencionales hacen lista de lo mejor del 2012. Los optimistas la hacen del 2013." digamos que esta es una columna intermedia...

Así los mejores deseos para todos, y que el 2013 esté libre de todo el spam que nos cae regularmente...