Carta abierta al presidente electo

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Sr. Sebastián Piñera
Presente.

Antes que nada, debo felicitarlo. La campaña no fue fácil, pero hicieron bien las cosas y al final, la ciudadanía lo escogió. Eso es lo que cuenta e importa.

Imagino que en estas fechas, estará recibiendo gran cantidad de correspondencia (física y electrónica), llamados telefónicos, mensajes de texto, twitteos, etc. principalmente de gente que lo apoyó en esta elección. Quisiera, pese a todo, hacerle llegar una reflexión.

Ud. fue el primer candidato en Chile que "twitteó" sus acciones personales y políticas. Esta fue una campaña en diversos frentes, y las redes sociales, claramente, fueron uno de los frentes más activos e ingeniosos a la hora de apoyar o atacar al contrincante. Aún están "tibias" las páginas web donde se publicaron programas (el suyo incluido) y otras como votainteligente.cl desde dónde se les hizo fiscalización ciudadana.

Mirando su programa, se observan claramente los brotes tecnológicos, como las aulas y otras ideas.

Pero se echa de menos un planteamiento más global para enfrentar el tema de la tecnología.

Para nadie es un misterio que los twiteos de los candidatos no siempre fueron tan personales como esperaban sus seguidores pero el interés se mantuvo alto. Y si quedaba alguna duda, la respuesta de las redes sociales al terremoto en Haití, ha sido impresionante. Partiendo por la cantidad de información que nos llegó desde twitteos de los mismos haitianos. Y aún así, las redes traen sus propios peligros (por ahí andaba un avivado intentando obtener "donaciones para Haití" que al final iban sólo iban a sus bolsillos).

Sr. Piñera, sinceramente creo que Chile ha tomado buenas decisiones tecnológicas (por ejemplo la norma de transmisiones de tv digital) pero se está demorando mucho en esas decisiones. Las transferencias electrónicas, tan comunes en casi todo el mundo, recién ahora están poniéndose en práctica. La mencionada norma de tv, se esperaba hace algunos años.

Entiendo que en su diagnóstico, a Chile le faltan muchas cosas y probablemente varias de ellas sean más urgentes que la tecnología. Pero una buena definición tecnológica, un impulso certero, puede ayudar en varias áreas donde ha establecido sus compromisos. Para muestra un botón: ¿Establecimientos educacionales de excelencia? es un proyecto de largo aliento, pero hay varias competencias que se pueden desarrollar utilizando e-learning para que aún aquellos que nunca podrán optar a uno de esos liceos, si puedan acceder a algunos de sus contenidos.

En Chile hay profesionales capacitados para enfrentar el tema tecnológico desde el más alto nivel. Las oportunidades son casi ilimitadas. Pero se requiere de una orientación clara y más amplia que el mero negocio de  la banda ancha.

Sin otro particular,

José Miguel Santibáñez,
Ingeniero Civil Informática.
Comentarista tecnológico