Tecnología y Educación.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Probablemente, una de las cosas que nos afectan en forma universal, son los abusos contra menores. Particularmente si esos abusos ocurren en uno de los entornos en los que más se debe confiar: la escuela (y entidades relacionadas como: iglesias sostenedoras o transportes escolares).

Surge entonces la pregunta obvia: ¿no podría, la tecnología, dar una mano que ayude a evitar o impedir estas situaciones?

Las primeras respuestas son las más directas: Usar la tecnología como punto de control. Por ejemplo, instalar cámaras de vigilancia, que permitan revisar -vía Internet- que los niños no están siendo expuestos a situaciones anormales, incómodas o derechamente delictuales. Hoy no son pocos los jardines infantiles que ofrecen esa posibilidad a los padres.

Una segunda opción, me parece un poco más ilusoria: rescatar del baúl de los recuerdos, la idea de la televisión educativa y cultural. Si hoy en día, casi todos los hogares tienen uno o más televisores, y si además la televisión digital está "próxima a llegar" ofreciendo una mayor capacidad de transmisión, se podrían dedicar algunos canales de televisión a la instrucción básica y media. Si el niño no quiere, o no puede ir al colegio (por ejemplo, por enfermedad) entonces no pierde "todas las clases" (y además serviría de punto de control, para saber como va el  colegio en cuanto a pasar las materias propias del curso). Esos canales de televisión podrían ser gestionados directamente desde el Ministerio de Educación, e incluso podrían ayudar en clases presenciales... Ahora, dije que me parece un poco ilusorio, y eso tiene que ver con la disciplina que requieren esos procesos y, por otra parte, la tentadora oferta de la competencia (no pocos preferiría ver cualquier programa de farándula a un curso así).

Una tercera opción, viene de la mano de Internet y la llegada de LTE (mencionada en la columna anterior) que facilitará la comunicación interactiva inalámbrica. Y no es sólo la tecnología de comunicaciones, sino el notorio avance que tiene toda la tecnología relacionada. La educación será un proceso muy diferente al que muchos conocimos, el día que la propuesta de Corning (los creadores de "GorillaGlass" material que se usa en las pantallas para celulares y tablets) que plasmaron en el video: "Un día hecho de vidrio" (segunda parte):

Claro que para eso, aún falta bastante desarrollo de tecnología de alta velocidad de transmisión, como de creación de software educativo que permitan que eso que se ve allí, sea una verdadera experiencia interactiva y no un "mero video promocional".

Pero antes de tomar estas ideas como "soluciones", hay que recordar un aspecto adicional: el colegio no es sólo una herramienta de instrucción para los niños. También es el espacio donde aprenden a desarrollar las habilidades sociales de interacción con los demás, donde se deben aprender temas como disciplina, compañerismo, e incluso algunos más difìciles, como tratar con los más peleadores o agresivos. En mi opinión, no es posible ni deseable eliminar esos procesos, aún con los conflictos que evidentemente traen... Todos tenemos algún recuerdo poco grato de nuestra época de estudiantes, pero ello también influyó en lo que somos hoy, pero claro, una cosa es un recuerdo poco grato, y otra muy diferente un abuso, peor si es reiterado y cargado con culpa al menor...