Desafiando los contextos

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Partamos con los hechos tal como se registraron en Twitter. El 16 de septiembre, Bernardo Larraín, presidente de la SOFOFA, comenta la columna (publicada en La Tercera) del periodista y conductor de CNN: Daniel Matamala y defiende el actuar de los empresarios que no quisieron invertir en el exitoso emprendimiento denominado CornerShop, y dice: Los grandes empresarios se focalizan en ser competitivos globalmente en las industrias q conocen y cuyos productos siguen siendo demandados por el mundo como el cobre, litio, alimentos, forestales, retail,transporte aéreo, o acaso son productos obsoletos?. A lo que, al día siguiente, Matamala responde: Con esa lógica, Samsung seguiría vendiendo pescado seco, y Nokia, celulosa. ¿Por qué Codelco, CMPC , SQM o Corpesca no podrían exportar más productos con valor agregado? Los países desarrollados dieron ese salto. Nosotros seguimos pegados en la extracción de recursos naturales.. Ese mismo día, Sergio Melnick se involucra en la serie de tweets y le dice a Matamala: estas muy equivocado....estudia un poquito más y Matamala le responde: Gracias por el consejo Sergio, vengo de estudiar 3 meses con los mejores economistas del mundo en la Facultad de Negocios de la Universidad de Chicago. Si me das argumentos en vez de descalificar, encantando de conversar. Saludos..

No voy a entrar en la evaluación económica ni tecnológica de los proyectos de inversión. Tampoco en la descripción (o envidia) de CornerShop. Pero si quiero analizar un poco lo que ocurre después del último comentario de Matamala, donde buena parte de la comunidad twitter, se dividió en dos grandes grupos, por una parte, los que apoyan a Melnick y atacan a Matamala (“es un izquierdista resentido”, “¿tirarle 3 meses de estudios como currículum a un PHD en economía, que fue ministro?” tan sólo por mostrar un par de botones) y por la otra parte, los que apoyan a Matamala y critican (cuando menos) a Melnick (“Se esperaba más de un ex ministro”, “¿dónde están los argumentos?”, manteniendo la idea de botones).

Eso si, para mantener la honestidad intelectual, agreguemos que la gran mayoría de la comunidad en Twitter simplemente nunca se enteró, ignoró todo lo anterior y/o le dio lo mismo.

¿Por qué traerlo acá? Hace algún tiempo leía sobre la “caja de resonancia”, concepto utilizado para explicar un fenómeno propio de las redes sociales, y que tiene su lado positivo y su lado negativo. En simple, es la idea de que, cuando uno publica una opinión, aquellos que opinan como uno, aparecen apoyando lo dicho y haciendo ver que la opinión propia no es tan minoritaria. Ejemplo positivo: las denuncias contra autoridades (como las de la iglesia católica) que toman fuerza cuando aparecen distintas víctimas y dan sustento a la denuncia. Ejemplo negativo: quienes quieren despenalizar acciones que hoy son delito (pedofilia, incitación al odio) que opinan a favor de esas acciones y reciben apoyos que, antes de las redes sociales, eran simplemente imposibles.

Pero acá hay una situación distinta, no es una mera caja de resonancia de una opinión, sino la aparición de grupos de presión que ni siquiera se enfrentan, cada grupo aparece y se retroalimenta en su propia percepción de los hechos, y aun teniendo todo el contexto a la vista, prefieren ignorarlo y seguir viviendo sus propios prejuicios.

Por supuesto, es muy fácil seguir apegado a los propios prejuicios e ignorar los fríos hechos, el “podar” los sentimientos y mantenerlos aparte para ver que se dijo y, entender por qué se dijo. ¿Le tiró el currículum? O ¿le dijo que ya había leído y por ello le pidió argumentos?.

Aunque claro, nunca faltan quienes “quieren ver arder el mundo” y hace como que apagan el incendio, pero con más combustible, como Patricio Navia que el 20 de septiembre “aportó”: Respecto a dispusta entre @melnicksergio y @DMatamala, Melnick obtuvo su PhD en 1986, pero su tesis doctoral no ha sido citada nunca (http://scholar.google.com ). Sin haber sido nunca académico, Matamala tiene más citas. 3 meses pueden ser más productivos que 10 años de PhD. :-)