Confiabilidad de Redes Sociales.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Sra. Subsecretaria: ¿qué opina del lucro de los colegios de su marido? Sr. Subsecretario: ¿qué opina de andar toqueteando señoras en el metro? Sras. ministras: ¿cuándo pagarán sus deudas del fondo solidario?. Más allá de los legìtimos cuestionamientos que se pueden hacer a las autoridades designadas para gobernar el país junto a la presidenta electa, es un hecho que las redes sociales tuvieron una gran relevancia a la hora de contar algunas de las desventuras antes mencionadas. Y la pregunta que siempre surge en estos casos, es: ¿cuál es la confiabilidad de las redes sociales?

Pongamos como ejemplo, la siguiente imagen que cada cierto tiempo aparece en facebook o tumbler (yo ignoro el autor original) como un buen ejemplo de no ser prejuiciado:

La historia es sensiblera e inspira a no juzgar a la gente por sus ropas, salvo que es falsa. Stanford efectivamente fue con su Sra. a ver al presidente de Harvard, pero en esa época era conocido, millonario de los ferrocarriles y gobernador de California. Su fallecido hijo nunca fue a Harvard, pero ellos querían datos sobre si instalar una universidad o un museo en memoria del hijo. Llegaron con cita preconcertada, fueron rápidamente recibidos y el presidente de Harvard les recomendó la instalación de la universidad en la localidad de Palo Alto, California.

Pero lo interesante, es que un amigo lo publicó en facebook (después lo borró, avergonzado) y a los pocos instantes le replicaron con links a la página de Stanford donde se cuenta la historia real. Antes del primer "Me Gusta" el primer efecto en las redes sociales fue desmentir lo presentado. Similar es lo ocurrido con el Timerosal. Si bien, mucha de la campaña contra el timerosal se hizo por redes sociales, rápidamente aparecieron los interesados en averiguar más del tema, quizá pecando de actuar de buena fe, antes de publicar nada, pidieron a los gestores de la ley anti-timerosal las fuentes bien documentadas que alegaban tener... Después de esperar, recibir parte (o verla en el mismo proyecto de ley) se publicó un artículo que desmiente casi todo lo indicado por los contrarios al timerosal: Timerosal y autismo: la gran estafa. Y por supuesto, mucha gente en Twitter y Facebook se ha dedicado a difundir esta información.

Los datos anteriores podrían ser un casualidad o coincidencia, si no fuera porque, según entiendo, son precisamente las conclusiones del estudio de Búsqueda y Minería de datos en la Web (es decir, análisis de gran cantidad de información) realizado sobre las redes sociales por los investigadores adscritos al Yahoo Labs de Chile, y que es uno de los proyectos de innovación informática presentado por la Academia Chilena de las Ciencias, en su recopilatorio: "Innovación Basada en el Conocimiento Científico": La información correcta tiende a ser rápidamente confirmada y la incorrecta, es rechazada rápidamente. Una buena diferencia con otros medios, por ejemplo los programas de "Alienígenas Ancestrales" o las revelaciones del Salfate, que son difícilmente contrastables (y que con relación al fin del mundo en el 2012, simplemente dijo que su misión era "informar", que cada persona debía decidir)...