Desde la "ciencia" ficción.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Dos personas cercanas y muy queridas, conversan respecto de sus recientes operaciones, en un caso cirugía reconstructiva a la rodilla; y en el otro, cirugía al tobillo. Mientras comentan los pormenores de sus operaciones, y sin dejar de prestar atención, mi mente divaga un instante e imagina la banda sonora: "su vida está en peligro, lo reconstuiremos, poseemos la tecnología"... Si la frase no le dice nada, quizá este video ayude: http://youtu.be/BU5LWqr1f8c e, irónicamente, el título original de la serie, se ilumina en mi mente, cuando comentan que la primera de esas operaciones costó casi 6 millones de pesos y la otra, "sólo" la mitad.

Por supuesto, llamar "ciencia ficción" al hombre nuclear, es un flaco favor al género, incluso más de alguna vez se propuso cambiarle el nombre al género, para hacerlo más inclusivo, simple y real, respecto de todo lo que habitualmente se consideraba dentro de él: "anticipación". Pero el nombre "ciencia ficción" ha permanecido.

No pocas veces se han realizado comparaciones de lo que proponía el cine o la literatura de anticipación, y lo que tenemos disponible hoy en día, e incluso consideramos tan habitual como si siempre hubiese existido. Pero vaya aquí mi aporte 2013 al tema:

1.- Teléfonos portátiles. Quizá el primer registro de telefonía movil, viene asociado a la serie Dick Tracy y sus transmisores de pulsera (originalmente de los años 40, cuando ya la tira cómica tenía más de 15 años).

2.- Teléfonos inteligentes. La historia cuenta que el fundador de Palm, era un fanático de la serie de televisión "Star Trek", y que deseaba tener un dispositivo útil (no un mero adorno de disfraz) que se pareciera a los intercomunicadores de la serie original (la de los años 60s). Leonard Nimoy, uno de los más recordados actores de la serie, contaba que, al principio, él no podía hablar por teléfono celular en la calle, siempre había alguien que comentaba "mira al Sr. Spock llamando al enterprise".

3.- Autos inteligentes. La serie "el auto fantástico", tampoco merece el calificativo de "ciencia", pero Sebastian Thrun, la universidad de Stanford y Google decidieron que había que construir un auto similar, y lo hicieron. No sólo como parte del concurso DARPA (que desde hacía unos años buscaba un vehículo con esas características) sino que para ayudar a las personas imposibilitadas de conducir (enfermos, víctimas de accidentes, etc). Todavía falta que los autos inteligentes sean aprobados en todo el mundo, pero ya hay avances concretos en USA.

4.- Creación de cosas a pedido. Debe haber sido uno de los tópicos más recurrentes de las series de ficción, desde alimentos, pasando por herramientas, y hasta armas que eran creadas "de la nada" por una computadora que respondía a las órdenes de alguno de los protagonistas. Las impresoras 3D están llegando a ser una realidad concreta, no sólo un producto de laboratorios experimentales, sino algo que, en pocos años más Ud., también podría tener en casa. Y al igual que en las series, el mayor problema es la creación de armas; aunque las posibilidades médicas son tantas, que en un momento imaginé que la conversación que originó este artículo, en unos años más, incluiría el "me generaron un hueso artificial de recambio, completamente personalizado"...

5.- El aumento de la realidad. o la realidad cambiante. Para muchos, la película que marca la portabilidad computacional y comunicacional, es "2001, odisea en el espacio" con la primera sugerencia de las tablets; pero quizá la imagen más reciente está en la película "Minority Report" (Sentencia Previa, en español) donde los diarios cambian para ajustar la noticia la último instante o se recibe información específica sobre algún producto de interés. Ya Amazon había incursionado en la idea de personalizar la atención, al punto de recordar preferencias y sugerir otros productos similares; pero a partir del éxito de teléfonos inteligentes y tablets, se ha trabajado firmemente en la creación del "papel digital" (en términos simples: pantallas que se puedan doblar sin romperse) así como aplicaciones de realidad aumentada, las cuales permiten "ver más allá de lo evidente" al apuntar la cámara del celular hacia determinados objetivos. Y por supuesto, si los anteojos de google llegan a popularizarse, James Bond y Misión Imposible, perderán gran parte de su atractivo como "anticipador de tecnologías".

No incluyo nada sobre la serie que menciono al inicio de este artículo; lo que era posible en esa serie, ya ha sido alcanzado, el resto parece improbable, no por falta de tecnología, sino por imposibilidades reales (ningún sistema humano resistiría correr a 100 kilómetros por hora). Pero supongo que no somos pocos, los que al conversar sobre una operación reconstructiva a los ojos, y que permite al beneficiario enfocar cosas distantes, recordamos el simplón efecto sonoro: "ti ti ti ti ti tiiii"...