Nueve de cada diez…

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

…chilenos prefieren el humor negro… O al menos eso nos hacen pensar las redes sociales… Si no, cómo se explican chistes como este:

Es cierto que la “meme-ología”, es una seudo ciencia, y no tiene ningún asidero en el método científico, además sus estadísticas no pretenden mostrar más que la creencia del autor, pero como se repiten tanto, no está de más recordarlo.

Sin embargo, es un hecho que en el último mes, se reunieron varias catástrofes naturales. Como dijo alguien (también en las redes sociales) “Sólo falta un terremoto y tsunami para tener el póker de catástrofes”.

Y por supuesto, las imágenes se reiteran, personas sufriendo, pérdidas materiales, y –nuevamente las redes sociales- nos inundan con informaciones horribles: la desaparición de unas mujeres que estaban encerradas en un contenedor; los cientos de cadáveres que superan la capacidad de las morgues; los relaves a tope; el funcionario público que lavaba su camioneta con agua mineral en un pueblo sin agua; etc. Todas historias increíbles, y que nunca debieron ser creídas. Tanto fue así, que hasta un medio que acostumbra a publicar memes, decidió salir a cortar de raíz, en portada, algunas de esas historias.

Otro medio (El Definido) hizo sus propias investigaciones para poder contar que es lo que realmente está ocurriendo en el norte. Y lo que ocurre, es muy similar a lo que pasa en casi todas las catástrofes: mucha gente está afectada, pero están trabajando diariamente para normalizar su vida: algunos están reconstruyendo, otros buscando familiares (vivos o no), muchos están limpiando; además están las instituciones gubernamentales (tanto ONEMI como fuerzas armadas y de orden) trabajando y cuidando; y varias ONGs se han sumando en este proceso de ayuda y normalización de los pueblos siniestrados.

Pero en todo este proceso, se observa también, algo que se ha repetido constantemente desde hace varios años: el flujo de la información oficial, es –en el mejor de los casos- malo, a destiempo, incompleto. Cuesta entender que en medio de la era de las Tecnologías de la Información y Comunicación, siga repartiéndose más rápidamente el rumor infundado y malicioso que la información formal. En la era de Internet y los teléfonos inteligentes, es indispensable que se cuente con mejores herramientas para la comunicación.

Algunos ya estamos empezando a trabajar en ello… Será tarde para las catástrofes que ya ocurrieron, pero esperemos que estemos mejor preparados para las catástrofes por venir.