¿El huevo, la gallina o el computador?

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

"todo mal, nuevamente partieron al revés", es una expresión recurrente entre los opinólogos nacionales. Y claro, cada uno tiene su receta propia y diferente, acerca de los que era "obvio" que debía ser hecho...

Ya lo escuchamos antes respecto de Transantiago, de la reforma penal o la reforma educacional y lo volvemos a escuchar ahora con la entrega, por parte del gobierno, de 30.000 computadores para los niños en el marco de la campaña "Yo elijo mi PC", y que magistralmente ironiza Juanelo:


cc Marco Canepa (Can), algunos derechos reservados

Y la blogosfera también opina, en FayerWayer, aunque apoyan la campaña, recuerdan que ellos (y otros) llevan dos años con la campaña "Un Computador por niño" y que los computadores no son solución por si mismos; el francotirador dispara 4 contundentes argumentos mostrando que según él, pusieron "la carreta antes de los bueyes" (resumidos al extremo: es un problema que no existe, usar un martillo no convierte en mueblista, los profesores son el eslabón perdido, lo que en realidad necesitamos)

Aprovecho esta tribuna pública para compartir algunas ideas y responder algunos de los argumentos que se presentan.

¿Qué es mejor: resolver un problema para mucha gente o resolver muchos problemas para poca gente?

No creo que exista una respuesta de libro. Algunos reclaman que es una entrega incompleta (por ejemplo, que falta internet) porque así llegan a más gente en tiempos de elecciones, otros creen que hay que atacar muchos frentes simultáneamente para lograr un resultado concreto (hay que capacitar a los profes, comprar pizarras ip, etc). Más de alguien opinará sobre el gaste excesivo (si compraran más barato, se pueden entregar más; o que el sistema operativo debe ser linux que es gratuito).

Mi opinión es que por alguna parte hay que partir. No podemos empantanarnos "hasta tenerlo todo", porque lo más probable es que nunca ocurra. Por otra parte, si bien apoyo decididamente el uso de linux, es un hecho que debe ser una decisión personal (apreciar sus beneficios -que tiene mucho- y soportar sus complicaciones -que también tiene)

"Seguir regalando cosas, es acostumbrarlos a pedir y pedir sin parar.

Creo que es una crítica, que en esta ocasión, es injusta. Los niños elegidos para recibir los computadores, deben cumplir dos características: pertener a los estratos socioeconómicos más bajos y tener un buen desempeño escolar. En otras palabras, el computador se convierte en un premio para niños que con condiciones sociales contrarias, se esfuerzan por lograr sus resultados.