Kindle, el centro de atención.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

No falta el suspicaz que asegura que sólo se trata de una estudiada campaña de marketing viral cercano a la navidad. Claro, con tanta teoría de la conspiración suelta, una más es esperable.

Pero lo cierto es que, en los últimos dias, tres noticias sobre Kindle, el lector de libros electrónicos de Amazon, ha causado sorpresa.

La primera salió el 23 de diciembre, de la mano de El País, se nos informa que un hacker israelí habría logrado burlar las protecciones anticopia (DRM) del aparato. Si el método propuesto por "Labba" (el hacker) funciona, desde ahora se podrían sacar copias de los libros almacenados en Kindle y distribuirlos en otros formatos (por ejemplo, el conocido PDF).

La segunda, es del 24 de diciembre, cuando Nick Bilton publicó en The New York Times su artículo analizando las distintas versiones del Kindle, y haciendo notar que a medida que aumenta la versión (ya va en la versión 3.0) la cantidad de críticas "negativas" -sólo una estrella en la escala de Amazon- ha ido aumentando... Y quizá habría sido un artículo más, sin mucho que aportar, si no es porque se cometieron errores en los gráficos (que hacían creer que las críticas negativas eran mucho más que las reales) y porque los cibernautas reaccionaron con gran enfado a partir del artículo y lo convirtieron en uno de los más leidos y comentados en los blogs del diario.

La tercera es post-navidad. Kindle e I-Pod son los reyes indiscutidos de las ventas en Amazon como regalos navideños. Y aunque se preve que el mercado va a crecer y que van a salir muchos competidores, aparentemente Kindle tiene una cuota de mercado realmente garantizada.

Si quiere probar el Kindle, sin tener que gastar en traerlo, puede utilizar la versión para computadores bajo windows, disponible en Amazon. No va a sacar del mercado a Acrobat y PDF, pero es una alternativa interesante para libros.