El futuro... hoy.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Dado mis nuevos compromisos laborales, he estado buscando los vídeos donde las distintas empresas de tecnología nos proponen “un futuro” (por supuesto, basado en la incorporación de sus tecnologías en forma masiva).

La búsqueda ha sido decepcionante. No porque tales vídeos no existan (he visto varios, de distintas empresas) sino que por lo poco “originales” de sus propuestas. La mayoría propone videoconferencias desde nuestros celulares, acceso a información de alta definición, “papel digital” (el mismo de kindle, pero flexible) mucha pizarra interactiva (de esas que hay en los colegios, en las que uno dibuja una pelota, luego “la suelta” y la pelota se mueve por la ley de gravedad. También hay mucho holograma y holograma en 3D como interfaz de control (casi al estilo Kinect) y los celulares de las distintas empresas con mucha (a niveles increíbles) conectividad.

Y eso sin olvidar los “relojes inteligentes” que se conectan al celular y son capaces de desplegar la información de la pantalla del Smartphone en el brazo desnudo, usando hologramas. Y claro, no olvidar que usaremos más pantallas que las que ponían en el programa de MTV: “enchúlame el auto”. (todo debería ser una pantalla táctil: superficies de muebles, de electrodomésticos, etc).

Y por supuesto super interfaces táctiles, que son capaces de adivinar que cada vez que movemos un dedo, lo hacemos con una intención específica (aumentar iluminación, cambiar volumen de audio, lograr opacidad en una determinada ventana).

Pero resulta decepcionante, porque uno esperaría el nivel de “riesgo” que corrieron en la película “Volver al Futuro” (parte 2) donde hace 25 años, realmente apostaron a varias tecnologías- Su mayor “pifia”, fue esperar la masificación de vehículos voladores (aunque viendo a algunos conductores, creo que es mejor que no vuelen.

Pero veamos algunos de los “sueños” que nos presentaron:

Robots dispensadores de combustible: Creo que lo único que le falta a los actuales dispensadores de combustible, es colocar automáticamente la manguera en el auto. El resto ya lo hacen todo (hay lugares donde el sistema de autoatención hasta cobra. Viendo la cantidad de automovilistas que no saben en que lado del auto tienen el ingreso de combustible (y que habitualmente significa que el bombero tiene que cruzar la manguera por sobre el vehículo); no sé si culpar a los dispensadores.

19ª entrega de Tiburón: Aunque la saga original ya terminó, los fanáticos de las películas de tiburones aún encuentran verdaderos clásicos del cine clase “z”: sharknado, tiburones en la nieve, etc. Bien por Spielberg que no fue responsable de eso.

Películas en 3D y holográficas. Aunque aún me faltan elementos de juicio, las películas 3D ya son parte de nuestro entorno. La holografía no ha llegado.

Modas estrafalarias: ¿algo que decir? Ok, ninguna de las actúales es “espacial” (al menos por ahora).

Hidratadores de comidas: Aunque en 1989 ya habían hornos eléctricos y microondas, si uno ve TV, podrá apreciar un sinnúmero de “centros de cocción” que se les parecen mucho.

Paseadores automáticos de perros. Aquí me van a disculpar, pero en mi stido (no del todo desarrollado) animalista: creo que si no estás dispuesto a sacar a pasear personalmente a tu perro, entonces es mejor que no tengas un perro… Igual los drones podrían ser un algo “parecido”.

Zapatillas que se auto ajustan. Sería el triunfo de los flojos, y aunque el mercado de las zapatillas ha evolucionado mucho, lo ha hecho en otra dirección.

Chaquetas que se secan solas. Supongo que toda mamá quiere vestir con ese tipo de ropas a su retoño (particularmente en días de lluviosos). No ha ocurrido, aunque han mejorado y hoy la mayor parte de la ropa es bastante más impermeable o fácil de secar.

La patineta voladora aún no existe (aunque hay algunos prototipos).

El sistema de “gafas” que permite comunicarse y “aumentar lo que se ve”, recuerda a muchos smartphones del día de hoy.

Ventanas interactivas, ya existen en muchos restaurantes y discoteques. Sin considerar que netfliz provee películas “especiales” de paisajes y músucaa,

Basureros que “siguen la basura”, ya existen prototipos, y vídeos en youtube. Aunnque son más experimentos chicos que algo que se pueda comercializar. (salvo la Roomba).

Mención especial requiere el “rescate” de los antiguos juego de video (en la cafetería) hoy hay varias cafeterías que los tienen (sobre todo fuera del país) pero no son pocos los que los descargan en sus celulares.

Y claro, la domótica (entre otros con los vehículos que se conducen solos) ya está empezando a ser parte de un futuro “realista