Archive.org o no todo en Internet es piratería.

Columna Tecnológica por José Miguel Santibáñez

Cada vez que aparece la posibilidad de firmar algún acuerdo de libre comercio, en particular con USA, es común que se discutan los problemas de “piratería”, o incumplimientos de las leyes de protección de los derechos de autor. En el caso de USA la ley no es precisamente fácil de revisar, pero varios llaman “ley del ratón Mickey” a la que hizo las últimas extensiones de los plazos de propiedad intelectual (precisamente porque salió cuando estaba por terminar la protección de la figura del ratón Mickey). Los derechos de propiedad intelectual pueden llegar a tal nivel, que en las películas los norteamericanos no cantan el “happy birthday” al cumpleañero, sino el “good fellow”, ya que la primera tiene protección de derechos de autor y la segunda es de uso liberado.

De todas maneras, hay obras pueden ser vistas libremente, ya sea por término del plazo de protección o por ser liberadas por sus creadores. Sea cual sea el caso, lo más probable es que la obra llegue a algún repositorio digital, como por ejemplo: archive.org.

Este repositorio cuenta con muchas películas antiguas (la mayoría anteriores a los años 60s) incluyendo algunos clásicos como “Metrópolis” de Fritz Lang (el primer androide en el cine), algunas películas tan malas, que ya son “de culto”, como “Plan 9 del espacio exterior” (de Ed Wood) por mencionar un par de joyas del séptimo arte, aunque por motivos casi diametralmente opuestos. El sitio clama que las películas, también pueden ser vistas en otros dispositivos que dispongan de un navegador web, por ejemplo las smart-tv (aunque ahí, tener un teclado es absolutamente necesario).

Pero no sólo películas hay en archive.org. También hay un repositorio de los llamados “abandon warez”, es decir software que ya no interesa ni a sus creadores. El software se puede descargar, o incluso usar en línea (a través de emuladores). Destaco el “Príncipe de Persia” Original, así como otros juegos (“maniac mansión”, “Microsoft Flight Simulator”, y por la sección “tan malos que ya son de culto”, el viejísimo “E.T. de Atari”, cuya leyenda dice que en alguna parte de USA, hay un entierro de miles de cartridges de dicho juego.

Agregarle a la lista, libros y registros de audio, hace que el sitio sea claramente visitable. Y todo está libre de derechos de autor…