Ordenar el debate

No han sido días fáciles para el gobierno. Asediado por la oposición el régimen acusa una caída en las encuestas. No está claro si es más la desaprobación que la aprobación (Adimark) o persiste el empate (encuesta U. Diego Portales). Pero es un hecho que se ha producido una caída importante.

Más difícil que verificar estos datos es la tarea de encontrar responsables, lo que a fin de cuentas es la mejor manera de avanzar en la recuperación. La lista de acusados es larga y depende de quien la haga.

La Presidenta ha asegurado su convencimiento de que no hay crisis. Trata de cerrar filas. Rechazó enérgicamente los rumores de cambios, desde ministerios hasta la Intendencia de la Araucanía.

Lo que está claro, un cuarto de siglo después de la elección de Patricio Aylwin, es que es inevitable un desgaste en el apoyo a los gobiernos de la Concertación y ahora de la Nueva Mayoría. Pero sería un error ver solo la botella medio vacía. Los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Michelle Bachelet han sido ejemplos de estabilidad. No han faltado tropiezos, pero ha habido voluntad de seguir adelante con el ideario forjado a partir del Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia, firmado en 1985.

La ampliación de la Concertación era inevitable. Lo difícil era cómo lograrlo. La fórmula que se encontró fue el pacto de la Nueva Mayoría, que sin duda tiene menos coherencia. Por ello mismo, hoy es hora de reforzar los partidos y los acuerdos. Desde los tiempos de Rousseau hay conciencia de que en la vida en sociedad “quedan sólo las convenciones como base de toda autoridad legítima sobre los hombres”.

Estas “convenciones” están en la base de todo ordenamiento democrático. Incluyen acuerdos sobre la estructura del Estado, la organización e independencia de los poderes.

Y, al mismo tiempo, exigen disciplina y lealtad internas. Es lo que diferencia un partido de una montonera.

A. S.
Noviembre de 2014
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas