CLARA BREVIS: entre el teatro y la literatura

Columnista invitado: Juan Emilio Herrera

A comienzos del mes de julio, falleció en Santiago Clara Brevis, actriz y escritora chillaneja.

La artista actuó en numerosas obras teatrales y películas chilenas. Y su último rol fue en la televisión, como parte del elenco de la teleserie “Machos”, de Canal 13.

Como escritora, Clara Brevis publicó dos novelas: “Una noche en la tormenta” y “Nueva Aldea en cuatro tiempos” (Editorial Rumbos). Y dejó una novela inédita, junto a varios cuentos y guiones dramáticos.

Hace algunos años, el periodista Juan Emilio Herrera la había entrevistado, texto que se reproduce a continuación

La vida de Clara Brevis (93) ha transcurrido entre dos amores: la literatura y el teatro. Algunos la identifican por su rol de “abuela de Soraya” en la teleserie “Machos”, de Canal 13, y por su actuación en varias películas del cine chileno; pero esta escritora nacida en Chillán prefiere ser recordada por sus novelas: “Una noche en la tormenta”,

Nueva Aldea en cuatro tiempos” y una última obra inédita que espera publicar próximamente.

Rodeada de libros, pinturas y recuerdos, nos recibe en su casa de El Arrayán (sector de Santiago ubicado a los pies de la cordillera), para conversar sobre su trayectoria artística y proyectos.

La literatura y el teatro han sido fundamentales en su carrera, Clarita... ¿Cuál de estas dos disciplinas le ha dado más satisfacciones y por qué?

La verdad es que nunca quise ser actriz. Mi gran sueño era ser escritora, especialmente dramaturga. Entré a la escuela de teatro en 1952, año en que Agustín Siré fundó lo que verdaderamente era una escuela de teatro; y me sedujo el ramo que dicha escuela ofrecía. Si he tenido alguna satisfacción, ha sido en la literatura; en ella se cumplió mi sueño de publicar mi primera novela, “Una noche en la tormenta” y de ver montadas algunas de mis obras de teatro.

¿Cuánto tiempo vivió en Francia y qué labor hizo allá?

En Francia estuve dos años, los que dediqué al estudio de las ciencias teatrales.

¿Qué significó Venezuela en su carrera?

Venezuela significó para mí una deuda que nunca podré pagar.

Allí fui profesora de teatro en la Universidad Central de Caracas, y actriz exclusiva del Ateneo de Caracas, y profesora de teatro infantil y juvenil del Consejo Venezolano del Niño, donde estrené varias obras para niños. Todo esto me valió bellos pergaminos.

¿Qué recuerdos tiene de su paso por el Teatro Experimental de la Universidad de Chile?

Tengo hermosos recuerdos de ese tiempo, especialmente del maestro Juan Gómez Millas y del entonces Secretario General de la Universidad de Chile, Alvaro Bunster, quienes me dieron valiosas credenciales que me permitieron viajar con pasaporte oficial a un congreso teatral en Venezuela.

¿En qué año regresa a Chile y cómo fue esa nueva etapa creativa en nuestro país?

Regresé de Venezuela el año 1966. Me incorporé al Teatro Experimental que había cambiado de nombre, se llamaba Ituch. Para mí fue todo igual que antes: me siguieron dando los papeles de empleada o de vieja...Nada nuevo en cuanto a creatividad.

¿Qué figuras del teatro y la literatura recuerda con más afecto?

Creo recordar como el mejor al gran actor y director teatral Agustín Siré.

Y como “nobleza obliga”, recuerdo a las grandes figuras de la dramaturgia chilena, como María Asunción Requena.

¿Cómo ve el ambiente artístico-cultural del Chile de hoy?

El ambiente cultural de Chile lo veo saturado de mediocridad, especialmente en el teatro, salvo aquellos que se atreven a desafiar al público que disfruta con esos títulos groseros.

¿Qué más quisiera contar?

Yo quisiera contar tantas cosas, que sería como para llenar páginas y me resultaría más largo que cualquiera de mis novelas que no tengo dinero para publicar. Tal vez me ha faltado la astucia para encalillarme, lo que seguramente me hace constituirme en un talento perdido, como tantos otros talentos que se pierden en la oscuridad, por la falta de medios económicos. Pero aunque estoy pasando los 93 años de edad, todavía tengo esperanzas de publicar mi nueva obra...

¿Qué título llevará?

Cuentos para contar”.