Nos hicimos periodistas en la calle

Columnista invitado: Alberto “Gato” Gamboa

En la entrega de los Premios Nacionales, cada uno de los galardonados tuvo la oportunidad de hacer uso de la palabra. El siguiente es el texto de Alberto Gamboa


Señora Presidenta de la República. Amigos todos.

Recibo este premio en nombre de una generación de periodistas que está casi desaparecida. Parece que soy el único que va quedando.

Se trata de periodistas que nos hicimos en la calle. Recogíamos las copuchas del momento y sobre la base del reporteo, las transformábamos en noticias. Nada se nos escapaba y nada quedaba debajo la alfombra. No recuerdo que alguna vez hayamos ocultado una noticia. Nos gustaba la copucha y el cahuín, pero siempre con apego a la verdad.

Además era un periodismo que hacíamos con entusiasmo, con alegría. No éramos tontos graves, ni nos creíamos superiores a los que eran los verdaderos protagonistas de las noticias. Éramos un gremio de amigos que competíamos por la información sin perder el sentido de la amistad.

Y muchos de nosotros entregábamos las noticias con una cuota de humor, sin caer jamás en el insulto o la ordinariez. Las noticias siempre tienen algún ángulo que, con un poco de ingenio, se puede transformar en humor del bueno.

Esa es la generación de periodistas a la que pertenezco y, en cuyo nombre, recibo este premio.

También quiero rendir un homenaje a las nuevas generaciones. Y quiero hacerlo a través de una joven periodista que, sin que nadie se lo sugiriera, consideró que mi nombre debía estar entre los candidatos al Premio Nacional y presentó los antecedentes. Se trata de Thea Sainte Marie. En ella quiero representar a esos profesionales jóvenes que creen que algo tienen que aprender de sus mayores.

Así me formé yo, aprendiendo de mis colegas de más edad, aprovechando su experiencia e imitando sus cualidades personales. No parece ser una mala formación ya que hoy ustedes me distinguen con un Premio Nacional.

Gracias.