Cumpleaños en el Instituto

El ex presidente del Instituto de Chile Juan de Dios Vial Larraín, contó en la celebración de los 52 años de la corporación, una anécdota reveladora. En un viaje en avión, se sentó al lado de una joven chilena. La identificó rápidamente como hija de un académico al que Vial había conocido en el Instituto. Lo insólito -aunque no le resultó sorprendente del todo- fue que la muchacha no vaciló en preguntarle: “¿Qué es eso (el Instituto)?”.

Con más de medio siglo de existencia, esta institución sigue siendo desconocida para muchos chilenos. “Hay entre nosotros, enumeró Vial, astrónomos, ingenieros, abogados, periodistas, profesores, actores, pintores, científicos, sociólogos, escultores, filósofos, médicos, historiadores, arquitectos, líderes religiosos y otros representantes de todas las actividades humanas”. La multiplicidad, reconoció, no asegura el conocimiento público.

Una primera respuesta se encuentra en sus documentos fundacionales: “El Instituto de Chile es una corporación autónoma, con personalidad jurídica… destinada a promover en un nivel superior, el cultivo, el progreso y la difusión de las letras, las ciencias y las bellas artes”. Así lo determinó la ley que lo creó en 1964.

En la celebración de aniversario, presidida por el compositor y profesor universitario Santiago Vera Rivera, se entregaron muestras de los variados intereses de los académicos que integran el Instituto. Vera lo definió como “un acto republicano”. Subrayó esta intención el recuerdo que hizo el profesor Luis Merino de los antecedentes de nuestros himnos nacionales: el inicial, de 1819, compuesto por Bernardo Vera y Pintado, con música de Manuel Robles, y el segundo, de Eusebio Lillo y Ramón Carnicer, que mantuvo el estribillo del primero. Dos invitados, el tenor Francisco Huerta y la pianista Patricia Castro, entregaron una emocionante interpretación de ambos.

Hubo más: un reconocimiento a los expresidentes del Instituto y a dos funcionarias por sus años de servicio, y la entrega de tres significativas obras. Las Memorias, correspondientes al período del anterior presidente, el doctor Rodolfo Armas Merino; el primer ejemplar de “Documentos”, en que se consigna la participación de la Presidenta Bachelet en la inauguración del año académico de 2016, y un CD que contiene una serie de entrevistas realizadas por el Dr. Fernando Lolas a académicos del Instituto.

Para cerrar el acto, el temor y la pianista interpretaron dos tonadas de Jorge Urrutia-Blondel: “Planté una mata de rosa” y “Vos sois la estrella más linda”.

Fue un hermoso broche final, parte de una respuesta más larga a quienes se preguntan “¿qué es esto?

A. S.
30 de Septiembre de 2016
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas