Editorial:

Bombo Fica, el humor y el PC

Santiago, 25 de Febrero de 2018

Pese a que obtuvo un alto rating, la presentación del humorista Bombo Fica en el Festival de Viña del Mar generó críticas. Las redes sociales lo encontraron repetido y hasta latero. Se le puso mala nota a su homenaje a Willy Benítez y a la intervención de Mariela Montero en medio de su show.

Casi no hubo comentarios, en cambio, acerca de su encendido elogio al Partido Comunista, al cual se afilió públicamente el año pasado. Se inscribió, dijo, para “seguir luchando por las desigualdades, seguir luchando por la justicia social, con un sueldo digno para los trabajadores, salud decente para sus trabajadores y donde sus hijos tengan acceso a una educación gratuita y de calidad… Nadie es dueño de la verdad absoluta. No tenga miedo de inscribirse en un partido político. Lo importante es ganarle a la decepción social. En este país está mal repartido el chancho. Hay muchos que tienen muy poco y muy pocos que tienen mucho”.

Aunque esta fue la parte menos divertida de su presentación, hay que reconocerle el mérito: en toda su historia los comunistas nunca han mostrado mucho sentido del humor. Fica, en cambio, se permitió incluir una significativa referencia al cliché más reiterado (pese a su inverosimilitud) respecto de los comunistas: que se comen a las guaguas. Dio la sensación de que se toma más en serio su papel de humorista que de militante PC.

No ha ocurrido lo mismo, en cambio, con otro militante comunista destacado, el alcalde de Recoleta, Sergio Jadue. Su labor edilicia ha sido positiva, empezando con las farmacias populares y otras iniciativas similares. Pero no ha mostrado ninguna apertura ante algunos integrantes de la Nueva Mayoría cuya actuación reprueba. Al ministro Heraldo Muñoz lo calificó como “un agente norteamericano” por su postura crítica frente al gobierno de Nicolás Maduro. En la misma onda, el diputado Hugo Gutiérrez, también PC por cierto, acusó al canciller de haber “respondido demasiado a la política exterior que les ha exigido Estados Unidos”.

Y hay más, por cierto.

Los comunistas han criticado implacablemente a la Democracia Cristiana por disentir de algunas de sus visiones políticas, sobre todo en materia internacional. Le han exigido que respete la coalición de gobierno que ha integrado en los últimos años. Ellos, sin embargo, frente a Venezuela, Cuba y Corea del Norte, han sido insensibles a cualquier objeción que se les haga respecto de los derechos humanos o políticos de venezolanos, cubanos o ciudadanos de Corea del Norte. Hasta ahora se han limitado a guardar silencio ante las declaraciones de la Presidenta Bachelet, pero a sus ministros y a otros funcionarios los han atacado como si fueran sus adversarios y no sus aliados.

De todo ello, ni siquiera Bombo Fica ha hecho chistes.

Abraham Santibáñez