Editorial:

El desafío de Guillier

Santiago, 30 de Octubre de 2016

El principal obstáculo para la eventual candidatura presidencial de Alejandro Guillier es la reticencia de los políticos tradicionales. Pese a la insistencia generalizada en la necesidad de una renovación de figuras, el panorama electoral sigue anclado en los ex presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera.

Como todo personaje, Guillier, apoyado por el Partido Radical, registra más de algún error en su vida pública. Recientemente se ha reabierto la crítica a su labor como jefe de prensa de Chilevisión cuando su equipo le hizo una encerrona al juez Calvo en el Caso Spiniak. El episodio, que incluyó una temporada en la cárcel, tuvo buen final: Guillier fue absuelto por la Corte Suprema.

Aunque no ha pasado mucho tiempo, es evidente que el barómetro informativo y social ha variado notoriamente desde 2003: hoy se ha impuesto una apreciación positiva de la diversidad sexual, lo que hace impensable una actitud inquisitorial como la de Chilevisión respecto de la concurrencia de un juez a un sauna gay.

Menos justificable es la aparición del periodista en un spot en favor de las Isapres que tuvo un epílogo poco claro. Guillier reconoció que su participación en dicho comercial había sido una imprudencia: “Sí, era un tema controversial y por eso creo que hubo especiales objeciones. Hay que asumirlo, pero es una experiencia que no repetiré”. Por su parte, el presidente de la Isapre Más Vida agregó un dato adicional: al periodista no le habrían pagado por su participación.

Es posible que haya otras situaciones incómodas no publicitadas, pero lo que importa es que Alejandro Guillier ha dado pruebas de madurez y de haber aprendido las lecciones.

En Internet y las redes sociales la memoria es larga y todo político sabe que es fácil que una acusación cualquiera, verificada o no, persista en el tiempo. Nunca o casi nunca en estos casos se agrega una rectificación, si la hubo, o una explicación de contexto. En política abundan los ejemplos y Guiollier no es quien tiene más flancos débiles.

Por el contrario, hay que destacar su visión positiva de la realidad, su preocupación por los sectores más vulnerables, su capacidad de comunicar y, sobre todo, su credibilidad.

En tiempos de crisis, este puede ser el aporte más trascendental de un político emergente como Alejandro Guillier.

Abraham Santibáñez