Editorial:

Superar el desconcierto

Santiago, 04 de Octubre de 2015

Aunque no tiene una columna permanente en un diario, como su colega Carlos Peña de la UDP, el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, no escatima su capacidad de expresión. Durante meses ha estado preocupado de temas de alcance nacional como el aborto y la autonomía universitaria. Pero últimamente ha debido ocuparse del detalle de la reforma educacional que propone el gobierno.

El domingo 4 de octubre sentenció en una entrevista que “en estas condiciones no es posible que nuestra institución acceda a esta propuesta de gratuidad”. No fue el primero en tratar de enfrentar la falta de claridad en este tema. No será el último. Las posiciones entrecruzadas no solo entre gobierno y oposición sino al interior mismo de la Nueva Mayoría, han producido desconcierto y seguramente han dañado el noble objetivo que anima la reforma.

En su análisis de la situación tal como estaba hasta el pasado fin de semana, el rector Sánchez se refirió a diversos aspectos que considera que no han sido bien resueltos. Pero, sobre todo, apunta al desconcierto de estudiantes y sus padres:

Creo que hay un problema serio. Va a haber un número de estudiantes que pensando en que iban a ser beneficiados, no van a poder serlo en forma completa. Esto va a ser una complicación. ¿Cuándo esa familia va a saber? ¿Va a saber cuándo postule? ¿En diciembre, en enero, en marzo? ¿Cómo puede ser que tengamos ese grado de incertidumbre?... Es una situación muy dramática”.

El rector de la Pontificia Universidad Católica ha tenido probablemente más discrepancias valóricas con el gobierno que otras autoridades universitarias, pero en este caso lo que le preocupa es, sobre todo, la incertidumbre.

Lamentablemente esta crisis se produce cuando el panorama, tan ensombrecido desde comienzos de año, empezaba a clarificarse. Los cambios en el gobierno, el explícito reconocimiento de errores no solo comunicacionales y la aceptación realista del nuevo panorama económico mundial auguraban una situación mejor más controlada.

Coincidió sin embargo, la entrevista del Rector con el discurso de Michelle Bachelet en el aniversario del triunfo del “No”. Lo que la Presidenta dijo es una señal de que todavía puede salir airosa de la acumulación de desafíos:

Hemos cometido errores y lo hemos reconocido. Lamentamos no poder haber hecho las cosas mejor cuando era necesario. Hemos escuchado las críticas, pero lo que no aceptaremos es que nos digan que no estamos haciendo una diferencia positiva para la vida de chilenos”…. “Sabemos que Chile cambió en lo que exige a sus líderes políticos (…) por lo que tenemos que esforzarnos más, pues los procesos que perduran son los procesos que la gente entiende y los hace suyos. Nuestro gobierno es para la gente de carne y hueso”.

Confiemos en que lo avanzado en el despeje de obstáculos en septiembre haya sido tomado en serio.

Lo otro sería volver a fojas cero.

Abraham Santibáñez