Editorial:

Premio Nacional de Periodismo

Santiago, 06 de Septiembre de 2015

Pese a nuestro tradicional barroquismo literario, las leyes que se refieren al periodismo son encomiablemente lacónicas. El artículo pertinente de la Ley N° 19.169 reza así: “El Premio Nacional de Periodismo distinguirá al profesional que se haya destacado por su aporte al desarrollo del periodismo escrito, radial o televisivo”. Punto.

Gracias a este escueto enunciado se puede comprender que a lo largo de 61 años, haya recibido esta distinción un universo variopinto: notables comentaristas políticos (Luis Hernández Párker), grandes redactoras (Lenka Franulic), insignes entrevistadoras (Raquel Correa), incisivos editorialistas (Rafael Maluenda, René Silva Espejo, Emilio Filippi), maestros del dibujo (Jorge Délano, Coke; Renzo Pechenino, Lukas), fotógrafos magistrales (Heliodoro Torrente, Enrique Aracena), agudos cronistas (Guillermo Blanco), comunicadores de Santiago y de regiones, hombres (mayoritariamente) y notables mujeres (pocas).

Son casi 90 profesionales de la comunicación, buenos analistas, investigadores y redactores, quienes han dejado una huella profunda en el periodismo y en la vida nacional.

Sentirse parte de este elenco no es fácil. Habría que ser muy presuntuoso para creerse con méritos suficientes para ganar el galardón e integrarse a este selecto club. Felizmente, este año, como en otras ocasiones, el jurado encabezado por la ministra de Educación, Adriana Delpiano, facilitó la tarea con un texto sencillo y directo:

La decisión, señala el acta del jurado, se tomó “en atención a su destacada trayectoria profesional (se refiere al premiado), que incluye importantes aportes a la docencia universitaria y a la calidad del periodismo en Chile; por su inclaudicable defensa de la libertad de expresión, de la responsabilidad profesional y de la ética periodística”.

Agregó que “es también un profesional cuyo trabajo incidió en la recuperación de la democracia en nuestro país y cuya labor ha merecido importantes reconocimientos nacionales e internacionales”.

Nada hay que yo pueda agregar.

Solo espero estar a la altura de estas palabras en los años que vienen.

Abraham Santibáñez
(Premio Nacional de Periodismo 2015)