Editorial:

De nuevo a la caza de votos.

Santiago, 17 de Noviemnbre de 2013

 

A las 9 de la noche del domingo, cuando aun no terminaba el recuento de votos, empezó la campaña por la segunda vuelta.

Michelle Bachelet fue enfática:

No hay dos lecturas, hemos ganado esta elección y lo hicimos con una amplia mayoría (...) Sabíamos que era difícil ganar en primera vuelta, pero estuvimos muy cerca de hacerlo",

Evelyn Matthei matizó más, pero, en definitiva debió reconocer que para triunfar el 15 de diciembre, no sólo tendrá que contar con sus votos y los de los siete candidatos que quedaron fuera del ruedo, sino que necesita una cuota importante de los propios sufragios de Michelle Bachelet.

Aunque sus posibilidades son mínimas, está convencida de que debe dar la batalla y que no debe perder un minuto, como señaló a sus partidarios. Con Michelle Bachelet, dijo, "tenemos diferencias y esas las vamos a sacar en los próximos 30 días". También recalcó: "Estamos iniciando en este momento la segunda vuelta, porque representamos un proyecto país que está por sobre la ideología".

Pese a las palabras de buena crianza del Presidente Piñera, quien destacó la tranquilidad de los comicios y el tradicional espíritu cívico de los chilenos (“Una vez más Chile nos ha dado ejemplo de democracia.”), lo que viene ahora amenaza en convertirse en un choque diario a través de los medios.

La candidata oficialista aseguró que ahora sí habrá debate, sí habrá confrontación de opiniones y proyectos entre los que quieren retroceder y los que quieren avanzar. Sus partidarios, además, se vanagloriaron de haber “derrotado a las encuestas”. Así lo proclamó Patricio Melero.

Debido a que en los últimos días había aumentado la percepción entre sus partidarios de que Michelle Bachelet podía ganar en la primera vuelta, la decepción fue visible entre sus partidarios al conocerse los primeros resultados. Pero no duró mucho. Siempre se dijo, como lo reconoció la candidata, que era difícil saltarse el balotaje. Y también se sabía que con el voto voluntario era imposible saber de antemano qué pasaría.

Con el voto de poco más de la mitad de los ciudadanos inscritos, esta primera vuelta deja muchas preguntas sin responder.

Lograr esas respuestas será la tarea de las candidatas y sus comandos en el mes que viene. Pero, como se dijo siempre, lo más probable es que el resultado final no cambie y Michelle Bachelet vuelva a La Moneda en marzo. Tendrá no solo un mandato reforzado sino un apoyo más amplio que el que tenía cuando salió de palacio hace cuatro años.

Abraham Santibáñez