Editorial:

Una “grata sorpresa” en San Antonio

Santiago, 6 de octubre de 2013

Hay afirmaciones que ya no se ponen en duda. Por ejemplo, numerosos indicadores nos aseguran que los chilenos no leemos. Y los que leen, no siempre entienden lo que leen. Menos, todavía, las nuevas generaciones que no leen ni escriben..

Hoy día son verdades indiscutibles.

¿O no?

Una inédita experiencia podría obligarnos a revisar algunas ideas: hay chilenos que sí leen y escriben. Y algunos escriben muy bien.

Ciento setenta estudiantes de enseñanza básica y media de la provincia de San Antonio participaron en un concurso de Cartas de Amor. Son una alentadora prueba de que en tiempos de twitter, whatsApp, mensajes de celulares y chateo, hay quienes son capaces de juntar palabras con mucha gracia y entregar valiosos mensajes. En este caso: cartas de amor.

Es el resultado del concurso organizado por el diario El Líder de San Antonio con la colaboración de la Dirección Provincial de Educación, la Academia Chilena de la Lengua y la editorial SM.

¿Qué?

Se les propuso que escribieran cartas de amor.

¿Quiénes?

Estudiantes de tres categorías: séptimo y octavo básicos; primero y segundo medios y tercero y cuarto medios.

¿Por qué?

Porque a los organizadores se les ocurrió que el panorama es mejor de lo que habitualmente creemos.

¿Resultado?

El jurado (el director del diario; dos educadoras de San Antonio y dos miembros de la Academia Chilena de la Lengua) premió tres participantes de cada categoría. Pero, además, coincidió en destacar sus méritos que “derriban el mito de que los jóvenes no se interesan por la belleza de las palabras”.

Por su parte, el profesor y autor Felipe Alliende fue enfático:

“Se ha rescatado un género aparentemente muerto, que tiene una historia de siglos y que todavía sigue vivo en medio de nuestra sociedad tan tecnologizada. El resultado me deja muy, muy gratamente sorprendido”.

La intención es repetir la experiencia. Todo permite esperare que habrá más interés y todavía mejores resultados.

 

Abraham Santibáñez