Editorial:

La verdad, condición previa al perdón.

Santiago, 8 de Septiembre de 2012

 

El aniversario del golpe militar de 1973 ha permitido conocer más información que nunca acerca de lo ocurrido en esa fecha. Pese a ello, en medio del despliegue de invocaciones a pedir perdón, falta conocer más, en especial acerca del destino de los cientos de desaparecidos que siguen sin aparecer.

Pedir perdón es, sin duda, un paso significativo. Pero el gran peligro es banalizar un gesto que debe ser profundo y que, creemos muchos, debe basarse en un reconocimiento de la culpa, ya sea por acción u omisión. Para ofrecer disculpas se requiere de ciertas precisiones como las que ha hecho la Corte Suprema. Aunque hay quienes quisieran más, el gesto ya está hecho.

Fue la falta de acucia de los supremos de 1973 y de los años siguientes la que estuvo a punto de dejar impunes los crímenes y permitió que vía “traslado de televisores” se borraran sistemáticamente las huellas de muchos crímenes.

En este panorama complejo, el Presidente Piñera asumió intempestivamente la misión de encarar al poder judicial y a la prensa. Coincidió con la asociación de magistrados en pedir un pronunciamiento de la Corte Suprema. No se sabe si fue su emplazamiento el que convenció a los jueces, o estos decidieron reaccionar por su cuenta ante la declaración de los funcionarios. Queda pendiente, sin embargo, el otro desafío del mandatario: el periodismo y los medios.

Como hemos hecho notar, de parte de los periodistas, a través de nuestro Colegio profesional ya se han asumido responsabilidades, tanto al pedir perdón como al enjuiciar éticamente las complicidades.

Falta analizar críticamente la responsabilidad de los medios. Y en esta materia hay que cuidar los detalles y los matices. Generalizar, como se ha hecho al proclamar que “todos somos responsables” sin hacer distinción alguna, pasa por alto los riesgos y peligros que muchos corrieron al irritar a la dictadura.

En estos días, cuando precisamente se han recordado los 27 años del asesinato de José Carrasco (junto con el de otros militantes de izquierda tras el atentado contra Pinochet), resulta extremadamente injusto colocar a todos los comunicadores en el saco de los “cómplices pasivos”. Los periodistas fuimos exonerados, expulsados del país, relegados, amenazados y censurados. Es un hecho que no se puede “empatar” con otras opciones.

Si al cabo de cuarenta años finalmente hay coincidencia generalizada en denunciar el golpe militar, ello nos obliga más que nunca empeñarnos en aclarar los muchos hoyos negros que restan.

Sólo entonces podremos pensar en dar vuelta esta página de la historia.

 

Abraham Santibáñez