Editorial:

Televisión en 2012

Santiago, domingo 2 de diciembre de 2012

No es sorprendente que la famosa María José Nieto, quien hace más de 30 años escandalizó por su audacia semi-nudista en TV, haya sido la más recatada en la “vedetón” de este año.

Es que Chile no solo cambió de régimen (fue famosa la cercanía de Mari Pepa con Alvaro Corvalán, hoy encarcelado por violaciones a los derechos humanos), sino también se embarcó en un camino de “liberación” de palabras e imágenes en el cual la TV lleva el estandarte. Lo que en 1981 parecía un “exceso” ya no lo es más. La mejor prueba es que esa misma madrugada del pasado fin de semana, varias participantes en “la jornada solidaria” mostraron generosamente su anatomía. Cuando Antonella Ríos se mostró en top-less, tuvo el entusiasta reconocimiento del líder de estas batallas, Kike Morandé. Pero no fue la única, ni siquiera la más osada.

El nudismo no es la única característica de los nuevos tiempos. En el día, todos los días, abundan el doble sentido y las palabrotas de grueso calibre.

Así lo destacó el domingo el lector Mario Córdova Pérez en una carta a El Mercurio:

“El jueves en la noche la televisión chilena mostró, sin anestesia alguna, el extremo nivel de deterioro y vulgaridad al que ha llegado en sus programas, sólo por ganar la lucha del rating . En un espacio de horario estelar de Canal 13 se tuvo como invitado al señor Iván Arenas, contando chistes de muy grueso calibre, usando el vocabulario más soez y grosero que es dable imaginar.

“Es de lamentar que, como triste paradoja, este mismo señor hasta hace pocos años asumiera el personaje televisivo del Profesor Rossa, ciertamente muy querido en las audiencias por su sana misión de educar y fomentar el conocimiento del mundo animal”.

En las últimas semanas, el CNTV ha castigado a diversos comentaristas y figuras de la televisión por excesos. Uno de ellos, Vasco Moulian, fue censurado por sus dichos en 2008 como candidato a diputado contra Joaquín Godoy.

El Consejo le impuso también una multa al programa “Mentiras Verdaderas”, de La Red, (algo así como cinco millones de pesos) por los comentarios de la doctora María Luisa Cordero sobre Rodrigo Hinzpeter, Camila Vallejo, Ximena Rincón, Jorge Valdivia, Daniela Aránguiz, Belén Hidalgo, Karen Doggenweiler, Michelle Bachelet y María Eugenia Larraín, por ser dichos que vulneraban la dignidad de los mismos.

Por contraste, el equivalente chino de nuestro Consejo Nacional de TV, con más atribuciones eso sí, ha sido más drástico. Hace poco retiró del aire a la cadena "Jiangsu Education TV Station" por emitir un programa calificado de “soez”.

Según un comunicado oficial la decisión se debió a que en un programa de entrevistas llamado "Bang Bang Bang", "no cesaron de sucederse los insultos gratuitos".

En el programa, emitido el 24 de noviembre, tres invitados y algunos miembros del público, según el mismo comunicado oficial, se enzarzaron en "feas discusiones que tienen una pésima influencia para la audiencia".

No hay manera de compararlo, pero es seguro que muchas de las discusiones que se presentan n nuestra TV superan de lejos estas “feas discusiones”, tanto por el lenguaje empleado como por el tono descalificador. Y lo grave es que no se trata de apariciones audaces de madrugada, sino en cualquier horario, en especial en los matinales faranduleros.

Abraham Santibáñez