Un pajarito y el toripollo

 

La campaña presidencial venezolana empezó, después de Semana Santa, con un inesperado toque de realismo mágico. Lo reveló Nicolás Maduro, el candidato apadrinado en tierra por Hugo Chávez y ratificado al parecer desde el más allá: “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba… Me lo quedé viendo y también le silbé, pues. ‘Si tú silbas, yo silbo’, y silbé. El pajarito me vio raro, ¿no? Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él (de Hugo Chávez)”.

Explicó Maduro que lo sintió como una bendición. “Estaba diciéndonos: `Hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria. Tienen nuestras bendiciones’. Así lo sentí yo desde mi alma".

Hasta ahora todos los indicios apuntan a que Maduro ganará la elección, pese al vigoroso empeño del opositor Henrique Capriles. Lo que no está tan claro es cómo gobernará. Si Chávez cantaba, Maduro prefiere silbar. Si el ícono de Chávez era Bolívar, para Maduro parece serlo el propio Chávez. En un video se han agregado otros personajes inspiradores: a su llegada al cielo, Chávez habría sido recibido por Simón Bolívar, el Che Guevara, Eva Perón y Salvador Allende.

A Chávez, según Maduro, también habría que atribuirle una presunta influencia en la elección de un cardenal argentino como Papa. Y podría haber más: “En cualquier momento (Chávez) convoca una (Asamblea) Constituyente en el cielo para cambiar la Iglesia en el mundo y que sea el pueblo, el puro pueblo de Cristo el que gobierne el mundo”.

Pese a este tono, que según él va desde lo más serio –como la historia del pajarito que se apareció en una capilla de madera en Barinas- a lo jocoso, Maduro se enojó cuando en las redes sociales hicieron un festín con sus afirmaciones: "Burgueses, inhumanos, irrespetuosos, antipatria. Yo sentí el espíritu de mi Comandante Chávez echándome la bendición y protegiéndome en esta batalla", reprochó el ex conductor del Metro de Caracas.

Pero el tono de la campaña difícilmente va a bajar. Su contendor Capriles, acuso a Maduro de mentiroso, “a los cuales hay que enterrarlos con votos para que no se les ocurra gobernar al país nunca más; el pueblo te va a dar una pela (paliza), toripollo”. Según las explicaciones, lo de toripollo se refiere a que Maduro tiene “cuerpo de toro y mente de pollo”.

En Twitter, el candidato opositor insistió: “Qué le busquen el teleprompter para ver si el Toripollo alias “mentira fresca” se manda algún discurso que emocione a alguien”.

Mucho más preocupante es la afirmación de uno de los cinco rectores del Consejo Nacional Electoral. Reiterando, como se dijo antes, que formal y técnicamente los comicios han sido y serán impecables, Vicente Díaz planteó una grave objeción: serán "profundamente antidemocráticos".

En entrevista con France Presse, fue tajante:

"Si nos fijamos en el ecosistema electoral nacional estamos ante una elección profundamente antidemocrática porque el principio básico es que los contendientes participen en igualdad de condiciones y eso no es lo que está pasando".

 

A. S.
5 de abril de 2013
Publicado en los diarios El Día de La Serena, El Centro de Talca, El Sur de Concepción y La Prensa Austral de Punta Arenas