Citas textuales

Escándalo exagerado

Los reclamos por el video en que el Gobierno promociona la reforma tributaria es de las cosas más ridículas, tontas y exageradas del último tiempo. Se ha dicho que atiza el odio, estimula la lucha de clases e impide los acuerdos.
Un inflamado Andrés Santa Cruz llegó incluso a decir que era ¡injurioso! Se sumó Ignacio Walker reclamando ¡más cuidado en las formas!
Y así.
Es difícil entender a qué se debe tanto escándalo.
En síntesis, el video sostiene que la reforma beneficiará, y no perjudicará a la clase media; que un empresario suele pagar proporcionalmente menos impuestos que su secretaria; que la reforma disminuirá la desigualdad, y que quienes se oponen a ella son "los poderosos de siempre".
Es difícil ver en qué parte de ese puñado de gruesas verdades está el motivo del escándalo: la injuria, el combustible destinado a prender la lucha de clases, el tono que riñe con la democracia, las palabras que obstaculizan cualquier acuerdo.

Carlos Peña, comentando las reacciones ante el video que promociona la reforma tributaria


Crimen atroz

El Holocausto fue "el crimen más atroz" contra la Humanidad de la era moderna.

Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, en sus afirmaciones más enérgicas sobre el genocidio nazi.


¿Chile en marcha atrás?

Podemos retroceder a un país que fuimos y que creo que la mayoría de la gente no quiere volver a ser

Ex candidata presidencial de la Alianza Evelyn Matthei en una entrevista concedida al programa “Mentiras Verdaderas” de La Red.


El Estado debe asumir su responsabilidad

Esta discusión sobre cuán públicas son todas las universidades que existen en Chile nos parece de total irrelevancia. El Estado creó y tiene universidades estatales para realizar a través de ellas políticas públicas de educación. Si el Estado no tiene voluntad para sostener y desarrollar sus universidades estatales, debe asumir su responsabilidad y no seguir con la situación actual, donde está condenando a comunidades académicas y regiones del país. No es aceptable, por ejemplo, que el Estado tenga en la Región de Valparaíso dos universidades estatales que reciben menos de un tercio de los recursos públicos que las dos universidades privadas tradicionales de esa misma Región, lo que en la práctica condena a que esas universidades estatales sobrevivan en claras condiciones de desventaja, que plantean sospechas sobre la voluntad futura del Estado. ¿Qué se está buscando? ¿Qué esas universidades desaparezcan, que se fusionen, que sus terrenos terminen siendo vendidos a universidades privadas o centros comerciales? Esa es la discusión de fondo que lamentablemente no existe y que perjudica gravemente a los estudiantes y académicos de regiones

Víctor Pérez, rector de la U. de Chile.