Para el registro

Periodistas secuestrados liberados en Colombia

Luego de permanecer seis días secuestrados, el grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) liberó este 23 de junio a dos periodistas holandeses, según informó Radio Nacional Patria Libre, la estación de radio oficial del ELN, a través de Twitter. El tweet dijo: “Informamos que los dos extranjeros capturados por el ELN en el Catatumbo, ya fueron liberados en perfectas condiciones.

El periodista Derk Johannes Bolt y el camarógrafo Eugenio Ernest Marie Follender fueron secuestrados el 17 de junio en el municipio de El Tarra, en el departamento Norte de Santander. La pareja trabaja para el programa “Spoorloos” y se encontraban produciendo un reportaje sobre “familias biológicas de niños colombianos adoptados por europeos”, de acuerdo con la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP)

Fuente: Periodismo de las Américas


Acceso garantizado a la información oficial

A excepción de Bolivia, Costa Rica, Cuba y Venezuela, la mayoría de países de América Latina tienen leyes que garantizan el acceso a la información oficial. Incluso, algunas leyes latinoamericanas están consideradas entre las mejores del mundo, según dicho informe, elaborado por el periodista investigativo estadounidense Bill Orme.

Para ello, Orme entrevistó a tres expertos en libertad de información que condujeron la implementación de las leyes en México, Chile y Brasil. Jacqueline Peschard Mariscal, exdirectora del Instituto Federal de Acceso a la Información de México (IFAI); Juan Pablo Olmedo, expresidente del Consejo de Transparencia de Chile; y José Eduardo Elías Romão, primer Defensor del Pueblo (Ouvidor General) de Brasil, coincidieron en que la implementación y el impacto social de la ley es el objetivo más importante.

El informe fue presentado por Orme durante el Primer Taller Internacional de la Alianza Mundial para el Reporte del Progreso sobre Sociedades Pacíficas, Justas e Inclusivas, organizado por PNUD, UNODC y Unesco, que tuvo lugar del 14 al 16 de junio, en Buenos Aires, Argentina.


Bolivia: autorregulación a nivel constitucional

El mecanismo de autorregulación sobre el trabajo de la prensa e información se encuentra reconocido en el Estado, a partir del artículo 107, II, de la Constitución. La fortaleza de este principio descansa en el hecho de que es el informador quien cumple la labor de comunicador social, y aquel que es responsable institucional del funcionamiento de un medio de difusión masiva cumple su labor bajo un ejercicio profesional y dentro de cánones éticos muy específicos. La labor de cada uno de ellos, por otro lado, se vincula con otra referencia constitucional, cual es la del reconocimiento del derecho a la comunicación e información que corresponde a todos los ciudadanos, y que lo hacen titular de estas prerrogativas sin que medie ningún tipo de discriminación (Art. 106, II).

Para hacer efectivo el ejercicio de la protección de estos derechos, el ciudadano que se sintiera afectado a partir de la emisión de un contenido informativo cuenta de modo operativo con el órgano constituido por el Consejo Nacional de Ética Periodística, cual es el Tribunal Nacional de Ética Periodística (TNEP). Así, cualquier persona, para presentar una denuncia a este Tribunal, lo hace a través de la presentación del formulario de denuncias, que se encuentra disponible de modo digital en Facebook.

Según el Reglamento de Funcionamiento del Tribunal Nacional de Ética Periodística, el ámbito de competencia del TNEP comprende el conocimiento de los casos presentados por representantes del Estado, la sociedad civil y población en general, respecto a la actividad periodística de los medios públicos y privados de prensa, sus propietarios, directores, editores, periodistas, trabajadores que tengan que ver con tareas informativas, así como quienes expresen opiniones a través de los medios, según establece el Art. 2.

El alcance de las resoluciones emanadas después de los procesos que trate el TNEP es eminentemente moral y no así coercitivo. El artículo 28 del referido Reglamento de Funcionamiento del TNEP indica que los fallos emitidos encuentran su sentido y autoridad en el respeto y protección del ejercicio ético y responsable del periodismo, razón por la que no tienen carácter vinculante y no admiten recurso ulterior alguno.

La población cuenta así con un órgano que, desde un trabajo ad honorem, además de comprometido con la defensa de los principios y valores de la ética del periodismo y la información, puede atender causas referidas a alguna figura de abuso en la dinámica de la labor periodística e informativa.

Fuente: José Luis Aguirre A. Opinión.com.Bo