Para el registro

Premio para Mónica González

La periodista Mónica González Mujica fue la ganadora de la versión 2016 del Premio Lenka Fránulic entregado desde 1963 por la Asociación de Mujeres Periodistas que preside Patricia Silva.

Mónica González tiene una extensa trayectoria profesional, en la que ha destacado por sus investigaciones en materia de derechos humanos. Actualmente es directora del Centro de Investigación Periodística (CIPER).

Fundó y dirigió la revista Siete+7 y el Diario Siete. Fue subdirectora y editora de investigación del diario La Nación, subdirectora de revista Cosas y reportera de investigación en las revistas Cauce y Análisis. En sus inicios trabajó en el diario El Siglo y en la revista Ahora. Fue corresponsal en Chile para el diario argentino Clarín (desde 1995 hasta 2010).

Es autora de los libros “Bomba en una calle de Palermo” (1986), junto a Edwin Harrington; “Los secretos del Comando Conjunto” (1989), con Héctor Contreras; “Chile entre el Sí y el No” (1988), junto a Florencia Varas; “La Conjura. Los mil y un días del golpe” (2000, actualizado en 2011); “Los secretos del imperio de Karadima” (2011), con Juan Andrés Guzmán y Gustavo Villarrubia, y “La gran estafa: Cómo opera el lucro en la educación superior” (2014), con Juan Andrés Guzmán. Junto a Patricia Verdugo y Ricardo García, es autora de la historia sonora de 1973 “Entre el dolor y la esperanza”. .

Ha recibido el Premio Anual de la Comisión de Derechos Humanos de España (1985), el premio “The Louis M. Lyons Award for Conscience and Integrity in Journalism”, de la U. de Harvard (1988), el premio María Moors Cabot de la U. de Columbia (2001), el premio Dan David de la U. de Tel Aviv (2006), el premio “Homenaje” de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (2006) y el premio Periodismo de Excelencia al mejor reportaje de 2008 que entrega la Universidad Alberto Hurtado de Chile (con Cristóbal Peña y Francisca Skoknic). En 2010 recibió el Premio Mundial Unesco-Guillermo Cano de la Libertad de Prensa.

Es parte de la red del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés).


Congreso exitoso

En los últimos días de noviembre se realizó en Santiago el XXII Congreso Mundial de Mujeres Periodistas, organizado por la asociación chilena de mujeres periodistas. De manera unánime se consideró que había sido un éxito.

Patricia Silva, presidenta de la entidad organizadora, resumió su visión del encuentro:

En este escenario de cambios vertiginosos que suceden en el mundo entero y que apreciamos con tanta nitidez en Chile, la discusión elevada que tuvo lugar en el XXII Congreso Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, se constituyó en una ventana para observar, con cuánta claridad, sintonía y oportunidad, se está desarrollando el Periodismo en el concierto internacional y en el Chile de hoy.

Hubo análisis comparado entre lo que sucede en Europa, Estados Unidos, Asia y América Latina, pero sobre todo, tuvo lugar una contundente autocrítica para admitir que, en esta nueva realidad, donde se está modificando el concepto del poder, del orden social y de los distintos paradigmas como los conocimos durante décadas, el Periodismo debe estar a la altura de las nuevas circunstancias, con mayor rigurosidad y apego, no sólo sobre los derechos, sino también sobre los deberes que le son inherentes.

Connotadas figuras del periodismo mundial y nacional dieron vida a este debate que no sólo congregó a autoridades, académicos, directivos y periodistas, sino también a numerosos estudiantes de las escuelas de Periodismo del país, discusiones que incluso repasaron detalles y lecciones por aprender, tras el rol profesional cumplido en el Brexit, en las recientes elecciones norteamericanas y en el proceso de paz en Colombia, por los comunicadores de estos países.

Para la Asociación Nacional y Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, es un orgullo haber aportado con esta iniciativa, que dejó implícita la necesidad de seguir trabajando en el rigor y mejor tratamiento de las fuentes noticiosas; en la necesidad de hacer más y mejor periodismo de investigación; en la incorporación de nuevas tecnologías y desde luego, en el apego a la ética y a la libertad de expresión, como derecho ciudadano irrenunciable en todas las sociedades del mundo”.