Para el registro

Caricatura sísmica

Charlie Hebdo, el semanario francés famoso por hacer viñetas satíricas de religión, política y conflictos sociales, ha causado un nuevo revuelo por sus dibujos sobre el terremoto que sufrió Italia el pasado 24 de agosto. Autoridades italianas como el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, y las redes sociales han expresado su indignación por los últimos dibujos publicados, donde incluso han mostrado a las víctimas enterradas entre escombros como si fueran lasaña.


En esta viñeta se puede leer la frase “Terremoto a la italiana: penne con salsa de tomate, penne gratinados y lasaña”. Cada plato se corresponde con una imagen dibujada que muestra a un hombre ensangrentado, a una mujer con el rostro con moratones y heridas, y el dibujo de cuerpos bajo los escombros.

El alcalde de Amatrice ha mostrado su enfado porque el semanario haya utilizado el humor negro para satirizar una desgracia. “Pero cómo es posible que se haga una viñeta sobre los muertos. Estoy seguro que esta sátira desagradable y vergonzosa no responde al verdadero sentimiento de los franceses”, ha dicho Pizzo a los medios locales. “Bienvenida es la ironía, pero sobre las desgracias y sobre los muertos no se hace sátira”, ha agregado.

Fuente: diario El País


Boletos con publicidad

La entrega no explicada todavía de boletas de Metro en Estación Baquedano que contenían un mensaje en contra de las AFP y de José Piñera, fue abordada por las autoridades del ferrocarril subterráneo con un argumento conocido que dice poco: “En relación al comprobante de carga que ha sido difundido a través de Redes Sociales, Metro de Santiago informa que la situación fue focalizada, afectó a un número menor de pasajeros y fue solucionada inmediatamente al ser detectada”.

El vocero del Sindicato de Trabajadores de Metro, Eric Campos, publicó en redes sociales una fotografía de una boleta de carga de la tarjeta Bip! que contenía un mensaje adicional: “José Piñera estafador acomodado, tú un jubilado, No + AFP”.

La empresa aseguró que “Metro rechaza categóricamente lo sucedido, algo que no tiene relación alguna con el giro de la empresa ni la prestación de servicios a sus pasajeros”.

Fuente: Emol.com


A la policía no se la graba

Con denuncias de restricciones a las libertades de prensa y de expresión que incluyeron ataques y detenciones temporales de algunos trabajadores de los medios, así como la prohibición de entrada a Venezuela de corresponsales internacionales, culminó la jornada de manifestaciones en Caracas, capital del país, que tuvo lugar el pasado 1 de septiembre.

La jornada, conocida como la “Toma de Caracas”, había sido convocada por los dirigentes de la oposición con el propósito de presionar al Consejo Nacional Electoral para que se estableciera un cronograma que llevara a la implementación de un referendo revocatorio contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro. No obstante, el oficialismo convocó para ese mismo día concentraciones en la ciudad con el objetivo de combatir lo que ellos catalogaron como un “intento de golpe de Estado”.

Hacia las 8 de la noche, la ONG Espacio Público publicó en su cuenta de Twitter que en el marco de esta manifestación se registraron al menos 25 violaciones a la libertad de expresión en el país – incluidas los de días previos – que incluyeron detenciones, intimidaciones, agresiones y censura.

Uno de los casos fue el de la periodista Gabriela González, de “El Nuevo País”, quien publicó en su cuenta de Twitter que miembros de la Policía Nacional le hicieron borrar un video que había grabado sobre la detención de una persona después de que se hubiera acabado la manifestación. Según le relató al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa del país (SNTP), los efectivos le dijeron “a la policía no se le graba”.

Fuente: blog de Periodismo de las Américas