Para el registro

Recuerdo de un gran embajador

A los 92 años de edad, el diplomático noruego de carrera, Frode Nilsen, quien fue embajador de su país en Chile en dos períodos, murió en un hospital en Oslo. En la mejor tradición del país nórdico, cuya capital sirve de sede para la entrega el Premio Nobel de la Paz, Nilsen ayudó a cientos de chilenos a escapar de la dictadura. Un cálculo publicado a su muerte indica que fueron por los menos 1300 las personas a las que ayuda y salvó posiblemente de la muerte.

Llegó por primera vez a Chile en 1973. Fue nombrado embajador en 1975, un puesto que ocupó hasta 1982. Hablaba castellano gracias a que estuvo en España durante el régimen franquista. Aquí remodeló el segundo piso de la sede diplomática y lo convirtió en un refugio para los perseguidos. La embajada se convirtió durante años en un lugar temporal para cientos de chilenos que posteriormente, con ayuda del mismo Nilsen, salieron de nuestro país. Volvió a Chile nuevamente como embajador en 1988. Se jubiló en 1991.

Quienes lo conocieron saben que la contribución del embajador Frode Nilsen por su apoyo a los presos políticos y los defensores de derechos humanos será para siempre una parte importante de la historia de Chile. Frode Nilsen ha muerto con la enorme gratitud de esos cientos de chilenos que él salvó y que llegaron a vivir a Noruega y que ahora lamentan su partida.

Fuente: Radio del Mar


Exigencia de justicia en México

El periodismo tiene otra tumba abierta en México. El informador Pedro Tamayo Rosas, de 43 años, murió asesinado a última hora de la noche del miércoles 20 de julio en su domicilio de Tierra Blanca, Veracruz. La víctima estaba desde enero bajo protección de la Seguridad del Estado después de haber recibido amenazas. De poco le sirvió. Cerca de las once de la noche, un coche paró frente a su casa, dos sicarios bajaron y sin ningún obstáculo, lo mataron de ocho balazos.

Tamayo había trabajado en medios locales de Veracruz, como El Piñero de la cuenca. Bajo el nombre de En la línea del fuego daba cuenta de los crímenes que azotan este territorio. En enero, según El Universal, recibió amenazas cuando un empresario local, vinculado al cártel Jalisco Nueva Generación, entró en tratos con él para lanzar un diario. En su denuncia, el periodista aseguró que "policías vestidos de trabajadores de Telmex" habían acudido a su domicilio y le habían dicho a su esposa que "dejara de estar chingando". Tamayo, bajo los auspicios de la Comisión Estatal de Protección a Periodistas, fue trasladado a Tijuana. Pero hace poco tiempo regresó a Veracruz.

Su periódico, en la edición digital, lo despidió así: “La indignación es nada para las exigencias de justicia que los comunicadores deseamos ante este cúmulo de agresiones en territorio veracruzano. Descansa en paz, compañero Tamayo”.

Desde el año 2000 han muerto violentamente unos 90 reporteros en México.

Fuente: El País


Nuevo ranking de universidades del continente

La Universidad de São Paulo y la Universidad Estatal de Campinas, ambas públicas, ocupan el primer y segundo puesto respectivamente, y un total de 23 centros brasileños aparecen en la lista de las 50 mejores. Chile es el siguiente país con más representación, con la Universidad Pontificia –tercera- y la Universidad de Chile –cuarta-. México coloca otros dos representantes entre los 10 primeras: el Instituto Tecnológico de Monterrey y la Universidad Autónoma de México (UNAM) para sumar ocho centros en la tabla general.

En su primer ranking regional, Times Higher Education ha seguido los mismos criterios de evaluación que lleva utilizando durante años para confeccionar su prestigiosa lista de las mejores universidades del mundo: volumen de trabajos de investigación e impacto académico de los mismos, calidad del ambiente de estudio, reconocimiento internacional y penetración de estudiantes en el mundo laboral.

El éxito del modelo brasileño refleja su alto volumen de trabajos de investigación, así como la producción de patentes y creaciones de propiedad intelectual”, apunta Carolina Guzmán, investigadora del centro de estudios avanzados de la Universidad de Chile, en el informe presentado por la publicación británica


Muere un capo de la mafia

Bernardo Provenzano, considerado uno de los mayores criminales de la historia italiana, falleció la semana pasada en un hospital de Milán. Había sido detenido el 11 de abril de 2006 en un caserío del municipio siciliano de Corleone, donde nació en 1933 y cerca de su casa familiar, luego de haber permanecido prófugo durante 43 años.

En sus últimos años Provenzano había permanecido bajo largos períodos de sueño, con un cuadro cognitivo muy limitado, sin poder hablar y en 2012 entró en coma profundo tras ser operado de la cabeza al caerse en su celda.

La última visita que recibió en vida fue el domingo 10 de julio, cuando su mujer e hijos fueron autorizados a ver al capo mafioso en el centro hospitalario.