Para el registro

Humanidad y humor

Andrés Gallardo le contó a La Segunda, hace apenas unos meses, que se llevaba bien con la muerte que lo acosaba por el cáncer: “Estoy tranquilo. Ya hice casi todo lo que tenía que hacer”.

Andrés, nacido en Santiago, profesor de la U. de Concepción, miembro de la Academia Chilena de la Lengua, falleció en la madrugada del jueves. Unos días antes el director de la Academia, Alfredo Matus, lo visitó en su lecho de enfermo y el lunes informó al resto de los académicos que lo había visto de buen ánimo, pero consciente de que su fin estaba próximo.

Hermano del periodista Eduardo Gallardo, Andrés destacó por su calidad humana aunque fue brillante como profesor (titulado en la UC, se graduó como lingüista en la U. de Nueva York) y como autor (dos novelas y varias otras obras). Un rasgo común en todas ellas es el agudo sentido del humor de Andrés. Es, quizás, lo que mejor lo caracterizo, pese a la profundidad de su pensamiento.

A.S.


Ejército peruano contra denuncia periodística

El equipo periodístico del noticiero dominical Panorama fue denunciado penalmente por el ministro de Defensa peruano Jakke Valakivi luego de difundir en un reportaje documentos oficiales secretos que evidenciarían una presunta malversación de fondos de los recursos del servicio de Inteligencia del Ejército. Los periodistas podrían enfrentar una condena de hasta 15 años de cárcel por el delito de traición a la patria.

Según el blog de la periodista Karina Novoa, quien estuvo a cargo del reportaje en cuestión, la denuncia del Gobierno es por “delito contra el Estado y la Defensa Nacional, atentados contra la seguridad y traición a la patria, en la modalidad agravada de revelación de secretos nacionales”.

El informe periodístico, emitido el 17 de abril de 2016, revela una irregular rendición de cuentas de los gastos del presupuesto destinado al sector de inteligencia del Ejército peruano durante el mes de setiembre de 2015, realizados en la convulsa zona del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). En dicha zona confluyen acciones de narcotráfico y terrorismo, como del grupo Sendero Luminoso.

Colaboradores fantasmas, facturas infladas, gastos injustificados y deficiencias del sector de inteligencia” al interior del Comando especial del Vraem es lo que denuncia el reportaje, que según el ministro Valakivi revela planes de inteligencia.


No cesan los asesinatos de periodistas

En América Latina, veinticuatro periodistas fueron asesinados o murieron en circunstancias poco esclarecidas en los primeros seis meses de 2016. Ocho de ellos solo en el mes de junio.

Más de la mitad de las muertes registradas este año ocurrieron en tan solo dos países: México (9) y Guatemala (5). También se reportaron muertes y homicidios en Honduras (3), El Salvador (3), Brasil (2) y Venezuela (2). Se identificaron a los asesinos de solo cinco casos.

Diez de los 24 profesionales investigaban casos de corrupción, crimen organizado y administración local. Al menos cuatro de ellos reportaron haber sido amenazados.

Fuente: Heloisa Aruth Sturm y Teresa Mioli


Palestino generoso

El doctor palestino iba camino a Jerusalén para participar en las oraciones del Ramadán cuando tomó una decisión que a muchos en Israel les pareció inspiradora: ayudó a salvarle la vida a unos colonos judíos.

El Dr. Ali Shroukh, de 45 años, iba conduciendo con sus hermanos por una carretera en Cisjordania cuando se encontraron un auto que se había volcado. El vehículo familiar parecía fácilmente identificable como propiedad de unos colonos judíos.

El auto había chocado después de haber recibido disparos de un atacante palestino. El conductor, el rabino Michael Mark, de 46 años y padre de 10 hijos, falleció. Su esposa estaba gravemente lesionada y una de sus hijas adolescentes estaba seriamente herida. La familia iba de camino a Jerusalén para visitar a la madre de Mark. Shroukh no se dio cuenta de que estaba presenciando las secuelas de un ataque terrorista. Su instinto fue simplemente el de ayudar.

Su respuesta fue un acto de generosidad en un conflicto en el que a menudo se carece de la misma, particularmente en medio de la violencia de los últimos nueve meses, durante los cuales los palestinos han matado a más de 30 israelíes y más de 210 palestinos también han sido asesinados (muchos de ellos al momento de realizar ataques o de intentar hacerlos).

Fuente: The New York Times