Para el registro

Defienden a periodista sentenciado en Irán

El diario estadounidense “The Washington Post” consideró el lunes una “injusticia indignante” la condena de su corresponsal en Irán Jason Rezaian y señaló que trabaja junto a su familia y abogados para presentar una rápida apelación.

Rezaian, de 39 años, fue detenido en julio de 2014 acusado de espionaje y otros crímenes contra la seguridad nacional, tras desempeñarse durante dos años como corresponsal en Teherán del prestigioso diario estadounidense.

El veredicto de culpabilidad anunciado por Irán representa una injusticia escandalosa”, dijo el editor ejecutivo del periódico, Martin Barón, en un comunicado.

Irán se ha comportado con desmesura a lo largo de este caso, pero nunca como en esta ocasión, con este fallo de un tribunal revolucionario por el que se condena por graves delitos a un periodista inocente tras un procedimiento que se desarrolló en secreto, sin que se exhibieran pruebas de ningún tipo”, agregó.


Terminar en Brasil con la impunidad

En medio de los casos de violencia contra periodistas en Brasil, que ya deja un saldo de cuatro periodistas asesinados solo este año, los organismos de defensa de la libertad de prensa se unieron en torno a un proyecto que busca acabar con la impunidad en estos crímenes.

La Asociación Brasileña de Prensa (ABI por sus siglas en portugués) y la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj por sus siglas en portugués) pusieron en marcha “SOS Periodista”, un espacio para los periodistas denuncien agresiones y los abusos de los medios de comunicación relacionados con el ejercicio profesional y pedir así la protección del Estado.

La primera queja en línea se recibió el lunes 5 de octubre. La periodista y bloguera Claudete Andreotti, de Peruibe (SP), autora del blog Boca de Rua, relató que fue víctima de un intento de homicidio en noviembre de 2014. La ABI revisó y remitió el caso a la Secretaría Nacional de Seguridad Pública del Ministerio de Justicia que se ha comprometido a adoptar las medidas necesarias, según Abraji.

El mismo procedimiento se adoptará para todos los informes de violencia. “El principal objetivo de SOS Periodista es garantizar la libertad de prensa en toda su plenitud. En particular, se destina también para aquellas personas cuya vida está en riesgo. Las quejas – después de ser analizada por la ABI, Fenaj, Abraji y el Movimiento Viva Santiago – serán remitidas al Ministerio de Justicia para que tome las medidas necesarias para frenar las amenazas, enjuiciar a los responsables y, si es necesario, proteger a los profesionales en riesgo”, explicó la Fenaj.

Los profesionales de la prensa deberán utilizar este espacio con responsabilidad, siempre con información fidedigna sobre las amenazas y las agresiones contra los comunicadores en general, sean periodistas, reporteros gráficos, redactores, editores, locutores de radio, camarógrafos, blogueros que trabajen en periódicos, revistas, estaciones de radio y televisión, portales, sitios web, blogs y cualquier otro medio de comunicación”, dijo ABI.

Blog Periodismo en las Américas


Mártires de la verdad

Una placa blanca cerca de la Villa Ygatimí, aproximadamente a 41 kilómetros de la frontera entre Paraguay y Brasil, conmemora a un periodista y a su asistente que hace un año fueron asesinados mientras conducían por una carretera vecinal de la zona.

Quienes tuvimos el privilegio de conocerles, supimos que fueron unas personas muy especiales, mártires de la verdad y acallados por la mafia. Siempre estaban dispuestos a ayudar a los demás, que nos dejaron muchas lecciones buenas. El vacío que nos dejaron está lleno de bendiciones y sus ejemplos nos guiarán siempre por el camino del bien. Sus recuerdos quedarán para siempre en nuestros corazones”.

El periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Almada, de 19 años, fueron asesinados el 16 de octubre de 2014 cuando regresaban de la comunidad indígena Ko’ê Porã a las afueras de Curuguaty, Paraguay.

Sus colegas evocaron el primer aniversario de la muerte de Medina y Almada en línea y en persona, pidiendo una investigación del crimen y un enjuiciamiento de los autores, además de protección para los periodistas que trabajan en terreno.

Blog Periodismo en las Américas


Los peligros del embargo

Creado por las revistas científicas para auxiliar a los periodistas, otorgándoles información de calidad sobre hallazgos científicos días antes de su publicación– con tiempo para procesar el material y profundizar en el tema–, el sistema de embargo tiene también un efecto negativo en dos de los periódicos brasileños más importantes.

Según un estudio publicado en E-Compós (octubre) que analizó Folha de S. Paulo, de São Paulo, y O Globo, del Río de Janeiro, el material embargado producido por las revistas Science y Nature homogenizó los artículos publicados, inhibiendo la formulación de pautas más creativas y críticas acerca de la producción científica.

En el embargo, los periodistas reciben de las revistas científicas informaciones privilegiadas sobre artículos todavía no publicados, como comunicados, imágenes, datos de contacto con los investigadores e, incluso, una copia del artículo.

Los investigadores analizaron 547 noticias de ciencia publicadas entre marzo y julio de 2012 y observaron la influencia del material embargado de Nature y Science.

Del total de notas, 39 citaron a Science o Nature. De ellas, 61,5 por ciento presentaban solo declaraciones de científicos involucrados en el estudio; 17,9 por ciento no incluían ninguna declaración; 10,3 por ciento reportaban la declaración de científicos independientes; y también 10,3 por ciento presentaban la declaración tanto de científicos involucrados en el estudio como independientes.

Asimismo, las noticias producidas bajo embargo tenían una estructura y lenguaje similar al de los comunicados elaborados por las revistas científicas. Algunas llegaron a usar párrafos enteros o citas entrecomilladas sin atribuir crédito.

Eso sugiere una influencia importante del embargo en la cobertura científica de estos periódicos”, dice a SciDev.Net Sofia Moutinho, periodista científica de la revista Ciência Hoje, colaboradora del Museo de la Vida de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Brasil, y autora del estudio.

La escasez de fuentes y la práctica de escuchar solo a expertos involucrados en la investigación genera una cobertura consensual de la ciencia, sin contrapuntos y orientada por los intereses de los autores y de las revistas que publicaron el estudio”, añade.

El poco tiempo para producir artículos de prensa puede ser un factor del uso acrítico y perezoso del material embargado”, señala Moutinho.