Para el registro

Sismo de Fiestas Patrias

Al terremoto de 8,3 grados de magnitud que afectó a la zona centro-norte del país el pasado miércoles 16 le siguieron centenares de réplicas, según indicaron las autoridades. Tras el terremoto, cerca de 600.000 personas fueron evacuadas de la zona costera por alerta de tsunami.

La rapidez y tranquilidad con que se efectuó esta operación ha sido alabada nacional e internacionalmente.

El fin de semana se sintieron nuevas réplicas de mediana intensidad, según informó el Centro Sismológico de la Universidad de Chile, que afectaron a las regiones de Valparaíso, Área Metropolitana de Santiago, Libertador Bernardo O'Higgins y Coquimbo aunque sin causar daños mayores.

El terremoto causó 13 muertos, según el último recuento oficial, y hay cuatro personas desaparecidas. Las autoridades calculan que hay cerca de 3.500 damnificados.

El sismo destruyó 262 viviendas, además otras 418 sufrieron “daños mayores” por lo que no están en condiciones de ser habitadas.


Las dos caras del “Gurú

La compleja personalidad del autodenominado “Gurú”, Eduardo Bonvallet, quien se suicidó el jueves, dejó un legado difícil de evaluar.

Sus admiradores le expresaron una adhesión incondicional. Llegaron en número importante una parroquia del sector oriente de la capital para darle el último adiós. Se recordaba a la figura deportiva, que vistió la casaquilla de la selección nacional en el Mundial de España 1982 y en la Copa América 1979. Uno de los presentes fue su amigo, el relator Claudio Palma: “Yo me quedo con los recuerdos lindos de ese tipo que estaba preocupado de los sueldos, de que estuviéramos al día”.

Bonvallet ofició también como comentarista. Su agresivo estilo, descrito eufemísticamente como “característico”, empleó descalificaciones y ofensas. Ello le valió numerosas querellas Su estilo le causó más de algún problema judicial y como consecuencia las demandas por injurias y por declaraciones injuriosas con publicidad en su contra le llovieron rápidamente.

En julio de 2007, cuando era entrenador del club de Deportes Temuco, culminó una denuncia en su contra, interpuesta por el ex diputado Rodolfo Seguel. Bonvallet lo trató de “sinvergüenza, borracho, ladrón, coquero y mugriento de mierda” en el programa “Es tiempo de Bonva” en Radio Tiempo. Los dichos fueron vertidos mientras el ex comentarista criticaba a Seguel por visitar al ex presidente de Colo Colo, Peter Dragicevic, cuando estaba detenido por evasión de impuestos en el anexo cárcel Capuchinos.

La sentencia del caso, que databa de casi cinco años, la dio a conocer la Segunda Sala de la Corte Suprema que dictó una pena de 61 días de presidio remitido en su contra y lo condenó a pagar 10 millones de pesos.

En forma paralela, Bonvallet acumuló reiteradas denuncias en el Conejo de Ética de los Medios.

La primera denuncia fue contra Radio Nacional, en 1997. En su análisis, el Consejo consideró necesario reiterar su “respeto efectivo a la libertad de expresar cualquier opinión sin censura previa”. Pero, agregó la sentencia N 48, “falta a la ética aquella crítica que contiene términos ofensivos en si mismos para las personas criticadas o que invade su privacidad. La imputación de un hecho inmoral o de un delito sin fundamentos serios, reiterada con insistencia, infiere daño a la respetabilidad moral del acusado ante una gran audiencia, mientras los descargos o acciones legales del acusado no tienen la misma publicidad ni se benefician del atractivo del escándalo”.

En este caso, que fue acogido por el Consejo, el denunciante era el presidente del Comité Olímpico de Chile, Sergio Santander.

En los años siguientes, en distintas emisoras, Bonvallet fue denunciado por diversos dirigentes deportivos a los cuales trató con la misma vara, siendo sancionado repetidamente por faltas a la ética, generalmente con parecida argumentación.