Para el registro

El crucifijo del padre Espinal

En su camino al Palacio Presidencial para encontrarse con Evo Morales, Francisco detuvo el papamóvil en un punto de los 12 kilómetros que unen el aeropuerto de El Alto con La Paz.

El papa hizo una pequeña oración y bendijo desde el papamóvil el lugar donde fue encontrado el cuerpo del jesuita español Luis Espinal, asesinado en 1980, en el marco de la Operación Cóndor perpetrada por gobiernos militares del Cono Sur. Su cuerpo apareció con 12 orificios de bala.

Recordar un hermano nuestro, víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia. El padre Espinal predicó el evangelio y ese evangelio molestó y por eso lo eliminaron. Hagamos un minuto de silencio en oración y después recemos todos juntos”, dijo el pontífice.

Poco después, durante su visita a La Paz, Morales le regaló al papa un crucifijo tallado en madera con una hoz y un martillo. La poco clara conversación que se produjo en ese momento hizo pensar que el papa estaba molesto por la combinación de los símbolos cristiano y comunista. Más tarde trascendió que el jesuita Espinal tenía un crucifijo similar.

Fuente: Jacobo García (Associated Press)


Crítica a la política de DD. HH. del gobierno

La Presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, instó en el Memorial del Detenido Desaparecido del Cementerio General a que las “autoridades, de una vez por todas dejen de desentenderse del tema del terrorismo de Estado y las violaciones de los derechos humanos”.

Estas palabras las pronunció en la ceremonia de traslado de los restos del militante comunista Ricardo Ramírez Herrera al Memorial del Detenido Desaparecido.

No queremos más palabras que son un mero compromiso público. No queremos más que digan que para ellos es un tema importante y en la práctica sigan desentendiéndose, como cuando el 21 de mayo la Armada sale con medallas que recuerdan el 11 de septiembre y no dicen nada” y exigió que el “Gobierno de una vez por todas avance en verdad y justicia y, termine esta vergonzosa impunidad”.

Ramírez fue detenido en 1977 en Buenos Aires por los organismos de inteligencia de Chile y Argentina, trasladado a Chile en el marco de la Operación Cóndor, asesinado en el Cuartel Simón Bolívar, luego enterrado ilegalmente en Cuesta Barriga, para posteriormente, en la llamada Operación Retiro de Televisores, hacer desaparecer su cuerpo. Ramírez estaba a cargo de la organización y las finanzas del PC en Buenos Aires, recursos que se enviaban a Chile.

Fuente: Comunicaciones Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi