Para el registro

El nieto de Estela de Carlotto

Fue un encuentro singular: la abuela, de 83 años, se encontró por primera vez con su nieto de 36.

Según el relato del periodista Francisco Peregil, “esta es una de las grandes noticias del año en Argentina, una de ésas que a todo el mundo le gusta anunciar: Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, ha encontrado a su nieto, secuestrado durante la dictadura militar (1976-1983), después de buscarlo durante casi 40 años.

” Ella era maestra cuando le mataron a su hija Laura durante la dictadura. Laura y su compañero pertenecían a la organización guerrillera de Los Montoneros. De Carlotto sabía que Laura estaba embarazada cuando la detuvieron y que había dado a luz a un niño antes de que la asesinaran. Empezó a buscarlo por todas partes. Nunca se le oyó una palabra de odio ni de venganza. Solo pedía justicia. Con el tiempo, se convirtió en un referente mundial en la defensa de los derechos humanos. Se fueron muriendo muchas de sus amigas y compañeras de lucha. Y ella siguió buscando. Hasta que apareció el nieto 114 y resultó que era el suyo. Es músico y vive en la localidad bonaerense de Olavarría. Las pruebas determinaron que existe un 99 por ciento de posibilidades de que sea el nieto de Estela de Carlotto.

De Carlotto explicó las enormes dudas a las que se enfrentan los nietos que acuden a su asociación. “Las familias con las que se criaron”, explicó, “pueden decirles: 'Ahora me vas a denunciar, si yo te crié'. Y ellos esperan a menudo a que esas familias mueran. El problema es que a veces es demasiado tarde, porque sus abuelas han muerto también”.

La dictadura llevaba dos años de existencia cuando el 26 de junio de 1978 nació Guido de Carlotto en el Hospital Militar de Buenos Aires. A su madre apenas le dejaron estar cinco horas con él. Se encontraba detenida en el centro clandestino La Cacha, en la localidad bonaerense de La Plata. Laura era uno de los cuatro hijos de Estela de Carlotto. Y había sido secuestrada junto a su compañero a los 23 años, en noviembre de 1977, cuando cumplía dos meses y medio de embarazo.

A Laura la mataron dos meses después. Y su cuerpo fue entregado a su madre. Pero del nieto nunca se supo hasta que la jueza María Servini de Cubría, encargada de investigar la causa de varias desapariciones, se lo pudo anunciar a De Carlotto. “Fue muy emocionante”, afirmó Servini de Cubría en el canal CN23. “Nos emocionó no solo a mí sino a la gente que trabaja conmigo. Estela reaccionó llorando, temblando, contentísima. Porque nunca esperó la noticia que le dábamos. Yo le di la noticia en forma personal. Le dije: 'Estela, hemos encontrado a un niño más'. Y cuando le dije que era Guido, imagínese cómo se puso”.


El Papa revoca “suspensión a divinis” de Miguel D’Escoto

El sacerdote Miguel D’Escoto Brockmann, de 81 años, miembro de la Congregación de Maryknoll, había sido suspendido “a divinis” por participar en el gobierno sandinista de Nicaragua. El Papa Francisco ha dado su asentimiento para que sea revocada la suspensión.

El religioso había incurrido en la pena canónica en los años 80 por su participación en el gobierno sandinista de Nicaragua. La pena fue aceptado por D’Escoto desde el inicio, aunque permaneció como miembro de la propia sociedad misionera, pero sin desarrollar alguna actividad pastoral. El padre Miguel abandonó hace años la actividad política.

D’Escoto había escrito una carta al Papa, manifestando su deseo de “volver a celebrar la Santa Eucaristía”, “antes de morir”, informó Radio Vaticana.

Francisco respondió afirmativamente a su petición y encargó al superior general del Instituto acompañar al hermano en el proceso de reintegración al ministerio sacerdotal.

El padre D’Escoto se unió al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1977. Desde 1979 hasta 1990 fue ministro del exterior del gobierno encabezado por Daniel Ortega. Además, fue presidente de turno en la 63a sesión de la asamblea general de las Naciones Unidas, de septiembre de 2008 a septiembre de 2009.

Temas y Noticias