Para el registro

Nuevo director de El País

A partir de mayo el periodista Antonio Caño, de 56 años, nacido en Martos (Jaén), será el nuevo director del diario El País, de España. Caño es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Está casado y tiene tres hijos. Trabajó en la agencia Efe y se incorporó a El País en 1982.

Ha sido corresponsal en México y Centroamérica y delegado de la corresponsalía de Washington, puesto que ha ocupado durante más de 10 años y que desempeñaba en la actualidad. Además, ha ejercido los cargos de redactor jefe de Internacional y subdirector responsable de la edición dominical, y estuvo al frente de la sección Investigación y Análisis. Durante su carrera profesional, ha cubierto, entre otros acontecimientos, las guerras del Golfo Pérsico, de las Malvinas, del Chad o de El Salvador, las protestas contra Pinochet en Chile, la caída del sandinismo en Nicaragua y cuatro elecciones presidenciales en Estados Unidos. Ha entrevistado a numerosos presidentes, jefes de Estado y personalidades, el último de ellos Barack Obama, presidente de los Estados Unidos.

Fuente: El País


Protesta por asesinato de titiritero

Luego de una penosa agonía, de dos semanas con muerte cerebral, el titiritero Daniel Moraga (49), falleció en la Posta Central, a la que llegó el 23 de enero con muerte cerebral por una pelea fuera del restaurante La Piojera.

El día de los incidentes fueron detenidos Juan Luis Díaz y Ángel Gálvez, trabajadores del local turístico, identificados por testigos que vieron la pelea de la víctima en la calle. Moraga era ciudadano chileno, pero residente en Mendoza hace 25 años. Luego de la formalización, el Tribunal valoró que ninguno de los imputados tenía antecedentes penales y los dejó en libertad sin considerar las medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía.

Diez días después, un grupo de titiriteros expresó su desazón y molestia mediante un acto de protesta en las puertas del local.


Drama mexicano

Hay libertad de prensa en México, la suficiente como para poder criticar fuertemente al gobierno e incluso al Ejército, señala un informe del diario La Jornada.

Recuerda que hace 35 o 40 años no se podían tocar. En aquellos años en lugar de decir que el presidente era un tonto (y sus acepciones) se decía lo mismo de sus asesores o de algunos de sus colaboradores; en lugar de criticar al Ejército se decía "algunos militares". Esto ha cambiado, y mucho. Sin embargo, hay grupos (al parecer organizados e ilegales) que asesinan y/o desaparecen periodistas, y los casos, por displicencia o complicidad de las autoridades, no son resueltos en su mayoría.

Esto es grave y no debería ocurrir, pero ahí están los datos. Sólo en el gobierno de Calderón y su estúpida guerra contra el crimen organizado fueron asesinados 46 periodistas (sobre todo de 2008 a 2012), desaparecieron ocho más y han sido acosados de diversas maneras otros 172 con amenazas de muerte, agresiones físicas, etcétera. (PEN International, marzo de 2013). La Fiscalía especial para la atención a delitos cometidos contra la libertad de expresión (Feadle), según la misma fuente, no ha hecho nada efectivo para que los asesinos y acosadores sean llevados ante la justicia”.

Fuente: Octavio Rodríguez Araujo en La Jornada, México


Denuncia de FOPEA

Un nuevo informe plantea duras críticas a la relación del gobierno venezolano y los medios: “De acuerdo con informaciones recibidas, en las manifestaciones públicas realizadas desde el 12 de febrero de 2014, han ocurrido numerosas agresiones y ataques contra periodistas y reporteros quienes realizaban cobertura noticiosa de los hechos. Algunas de las manifestaciones públicas fueron reprimidas de forma violenta. En la mayoría de estos casos los victimarios resultan ser los funcionarios policiales, miembros de las fuerzas armadas o grupos irregulares armados, cuya desarticulación es fundamental en un estado de Derecho”.

Según coincidentes denuncias que han tomado carácter internacional, la mayor parte de los medios de comunicación nacionales se abstienen de publicar información sobre las manifestaciones y situaciones violentas e irregulares, dada la presión gubernamental y el temor a represalias

Fuente: Integrantes y representantes del Foro de Periodismo Argentino (Fopea),
en carta al embajador venezolano en Argentina, Carlos Martínez Mendoza.