Para el registro

En Estados Unidos se discute deterioro de la libertad de prensa en América Latina

La violencia contra periodistas en Honduras y México y las acciones gubernamentales contra los medios en Venezuela, Brasil, Cuba y Colombia fueron temas abordados en la semana pasada en una audiencia de la Cámara de Representantes sobre libertad de prensa en las Américas, reportaron el Dallas Morning News y la agencia AFP.

El principal país en discusión es Venezuela, que recientemente ordenó el arresto de Guillermo Zuloaga, dueño de un canal de televisión de línea opositora. La relatora especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Catalina Botero, calificó la situación de “intolerable”, lo que fue criticado por el embajador venezolano en Estados Unidos. El diplomático dijo que la audiencia había sido un “triste teatro” y evidencia de una “práctica imperial intervencionista” que pretende examinar a “países soberanos e independientes”, señalaron AFP y EFE.

Los miembros de la Subcomisión para América Latina del congreso y otros panelistas también manifestaron su preocupación por otros ataques a la libertad de expresión en el continente, incluidos los siguientes:

El asesinato de más de 30 comunicadores en México desde 2006, lo que según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) lo pone “entre países asolados por conflictos como Irak y Somalia”.

  • Los 22 reporteros y editores encarcelados en Cuba.
  • La “censura gubernamental” al diario brasileño O Estado de S. Paulo, el cual no se le permite publicar informaciones sobre la investigación criminal al hijo de un senador y ex presidente, explica Estadao.
  • El espionaje e interceptaciones telefónicas ilegales a reporteros por parte de funcionarios del gobierno colombiano.

Fuente: Maira Magro/. Periodismo en lasAméricas


Comentarios antiisraelíes obligan a renunciar a famosa periodista de la Casa Blanca

Helen ThomasLa decana de los corresponsales de la Casa Blanca, Helen Thomas, de 89 años, anunció su retiro, por la puerta pequeña y de un modo bien diferente a como le hubiera gustado, tras el escándalo que generaron sus comentarios anti-israelíes.

En un comunicado distribuido por el grupo de comunicación Hearst, del que Thomas era columnista desde hace diez años, se indica que la periodista dimitió con efecto inmediato. El anuncio se produjo a raíz de la tormenta desatada por las declaraciones de Thomas, conocida por sus punzantes preguntas en las ruedas de prensa de la Casa Blanca y quien el 27 de mayo pasado afirmó en un video a la página de Internet www.rabbilive.com que los judíos debían "irse cuanto antes de Palestina".

En esas declaraciones, que salieron a la luz la semana pasada, Thomas -de origen libanés- instaba también a los israelíes a "volver a casa", a Alemania, Polonia o Estados Unidos.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, consideró las declaraciones de la periodista "ofensivas y reprochables", y afirmó que Thomas debía ofrecer disculpas.

A lo largo del fin de semana arreciaron también las peticiones en Internet para que los corresponsales de la Casa Blanca tomaran medidas contra la columnista.

Ante el aluvión de críticas, la propia Thomas ofreció disculpas a través de su página web, en la que escribió que lamenta "profundamente los comentarios que hice acerca de los israelíes y los palestinos".

Ese comentario, indicó, "no refleja mi creencia de corazón de que la paz llegará a Medio Oriente sólo cuando todas las partes reconozcan la necesidad del respeto mutuo y la tolerancia. Ojalá ese día llegue pronto".La disculpa no fue suficiente.

Nacida en 1920, su carrera periodística se extendió durante 57 años, de los que 50 los dedicó a la Casa Blanca donde cubrió a los diez presidentes desde la Administración Eisenhower.

Su última pregunta a un Presidente fue el día 27 de mayo -el día que hizo sus declaraciones antiisraelíes- cuando le preguntó a Barack Obama, en puro estilo Helen Thomas, cuándo EE.UU. "va a salir de Afganistán".

Fuente: Agencia EFE


Periodista venezolano no podrá ejercer durante tres años y nueve meses

Dos audiencias bastaron para que el periodista Francisco “Pancho” Pérez de Crabobo, Venezuela, fuera condenado a tres años y nueve meses de prisión, e inhabilitado para ejercer su profesión y para optar a cualquier cargo de elección popular.

El Tribunal falló a favor del alcalde de Valencia, Edgardo Parra, quien lo demandó por “difamación e injuria”. La decisión del juez quinto de Juicio, Alfredo Toredit Rojas, no llevará a “Pancho” Pérez a la cárcel. La pena no acarrea privación de libertad, por cuanto no supera los cinco años de prisión, tal como lo establece el artículo 367 del Código Orgánico Procesal Penal.

Al columnista de El Carabobeño, diario en el que labora desde hace más de cuarenta años, treinta de los cuales ha mantenido su columna “En Secreto”, se le cercena su derecho a informar, a opinar y a desempeñar la única profesión que tiene, aun en contravención de los derechos consagrados en la Constitución y en la Ley Orgánica del Trabajo.

Para fijar la pena aplicada al periodista, el juez Toredit Rojas basó su decisión en lo establecido en los capítulos 442 y 444 del Código Penal de Venezuela, que en su Capítulo VII establece la difamación e injuria. El artículo 442 señala que quien comunicándose con varias personas, reunidas o separadas, hubiere imputado a algún individuo un hecho determinado capaz de exponerlo al desprecio o al odio público, u ofensivo a su honor o reputación, será castigado con prisión de uno año a tres años y multa de cien a mil unidades tributarias. Si el delito se cometiere en documento público o con escritos, dibujos divulgados o expuestos al público, o con otros medios de publicidad, la pena será de dos años a cuatro años de prisión y multa de doscientas a dos mil unidades tributarias.

Carlos Granadillo, uno de los abogados defensores del periodista, se mantiene optimista en torno al caso, aunque confiesa que la decisión genera rabia e impotencia, por la forma como se han venido dando los hechos que rodearon el caso.

El juez de la causa se extralimitó con la decisión, asegura el defensor. “Es antijurídica porque si lo vas a condenar, hazlo, pero no le quites el derecho al trabajo porque, como lo dije, éste es el sustento de ‘Pancho’ Pérez”.

Para Granadillo esta acción representa el fin de la democracia, libertad de expresión y de opinión. “Desde el punto de vista jurídico lo que debemos esperar es la decisión de la Corte de Apelación, la cual estoy seguro será favorable a Pancho”.

Fuente: Ylián Terán: REDACTA


Quejas sobre acceso limitado de los medios al derrame en el golfo siguen fluyendo

El derrame de petróleo en el Golfo de México y sus secuelas sigue siendo la principal noticia en Estados Unidos, pero los medios también continúan criticando a funcionarios de gobierno y a BP por el limitado acceso que tienen a la zona del derrame, informó el New York Times.

Los periodistas se quejan que BP y la Guardia Costera han impedido que la prensa vuele sobre el lugar, navegue en el sector o incluso camine hasta las áreas afectadas por el derrame. Estos reclamos al parecer no han sido atendidos y el New York Times da cuenta de nuevos casos de restricciones a los medios.

  • Un contratista de BP no permitió que un reportero y un fotógrafo ingresaran a una playa pública para cubrir el desastre. Cuando los comunicadores se contactaron con la policía local para quejarse, les dijeron que debían llenar un formulario y ser acompañados por un empleado de BP para acceder a la playa.
  • Cuando un piloto llamó a la Guardia Costera para pedir permiso para sobrevolar la zona del derrame con un fotógrafo de un periódico del estado de Louisiana, fue un contratista de BP quien contestó el teléfono y rápidamente negó la solicitud.
  • El senador Bill Nelson fue informado por el Departamento de Seguridad Nacional que no tenía permiso para llevar periodistas en su viaje en bote por el golfo.

Un reportero descubrió que su acceso al desastre era bastante turbio: Editor & Publisher reporta que el camarógrafo de la Associated Press Rich Matthews optó por bucear en el derrame mismo para filmar, pero la visibilidad era casi nula. Así y todo, al salir del agua, cubierto de crudo, fue capaz de hacerse una idea de los efectos del derrame: “El petróleo es espeso y pegajoso, casi como la masa para un pastel.... Ningún pez, ningún pájaro, ninguna tortuga podría ser capaz de limpiarse por sí solo”, escribió Matthews.

Fuente: Joseph Vavrus/IB. Periodismo en las Américas