Para el registro

Reconocimiento a cinco periodistas

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) honrará a valientes periodistas de Iraq, Afganistán, Uganda y Cuba con el Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2008 en una ceremonia a realizarse en el mes de noviembre.

Bilal Hussein de Iraq, Danish Karokhel and Farida Nekzad de Afganistán, Andrew Mwenda de Uganda y Héctor Maseda Gutiérrez de Cuba todos se arriesgaron a ser encarcelados y hostigados pero, por sobre todo, pusieron en peligro sus vidas al cumplir con su labor informativa y defender la libertad de prensa en sus países. “Son periodistas en primera línea quienes arriesgaron sus vidas y sus libertades para informar no solo la gente de sus países pero a una audiencia global”, señaló el presidente de la junta directiva del CPJ, Paul Steiger. “Su coraje y determinación han expandido el conocimiento del mundo de manera fundamental”.

Nuestros premiados encarnan el principio que defiende el CPJ: el derecho de los periodistas en todo el mundo a informar las noticias mientras ocurren”, indicó el Director Ejecutivo del CPJ, Joel Simon. “Los honramos y apoyamos a ellos y a sus colegas mientras se esfuerzan por mantenernos a todos informados”.

Anunciado en Nueva York, el 16 de septiembre de 2008


Carrera poco atractiva

La matrícula en la carrera de Comunicaciones cayó un 30 por ciento en las universidades de Buenos Aires, Rosario y La Plata en los últimos cuatro años, informa Crítica Digital.

Docentes y alumnos creen que la baja se debe a las dificultades para encontrar una salida laboral, al desencanto con el oficio, a la ausencia de paradigmas en el periodismo o a la falta de credibilidad, agrega la nota.

Informe de Paul Alonso


Piden seguridad en Bolivia

Trabajadores de prensa de La Paz acordaron presentar un proyecto de ley al Congreso Nacional para que se les apruebe un seguro de vida; además demandarán al Gobierno que emita un decreto para que garantice el trabajo de los periodistas y la libertad de expresión, informó el matutino La Razón.

Desde el 2006 hasta la actualidad, se registraron más de 50 casos de agresiones a periodistas, de diferentes medios de comunicación, víctimas del acoso del Poder Ejecutivo y de los grupos opositores al Gobierno, agrega la nota.

Complementariamente, el 19, en Nueva York, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) exhortó a las autoridades nacionales y departamentales a asegurar que todos los medios pueden cumplir con su labor informativa en libertad.

Al menos 18 personas resultaron muertas y decenas heridas en la última semana. Fuertes protestas antigubernamentales estallaron cuando grupos de la oposición reclamaron la restitución del impuesto sobre hidrocarburos y mayor autonomía. Los grupos también se oponen a una reforma constitucional, según informes de la prensa local e internacional. El Presidente Evo Morales y prefectos de la oposición comenzaron el jueves una ronda de negociaciones en un intento por distender la seria crisis política.

Es alarmante que periodistas sean atacados e impedidos de cubrir el conflicto que está afectando a Bolivia”, señaló Carlos Lauría, Coordinador Senior del Programa de las Américas del CPJ. “Instamos a las autoridades nacionales y departamentales a asegurar que todos los medios, no solo los estatales, tengan acceso libre de obstáculos a todas las regiones de conflicto y que puedan cumplir con su trabajo sin temor a represalias”.


Atentado contra corresponsal en Argentina

Edgardo Esteban, corresponsal de Telesur en Buenos Aires y autor del documental Iluminados por el Fuego, fue víctima del estallido de una bomba junto a la puerta de su vivienda en el barrio San Isidro de la capital argentina. No hubo heridos.

Según testigos, el artefacto explosivo fue lanzado desde un automóvil envuelto en una bandera argentina, a las 3:50 de la madrugada del 11 de septiembre. La información preliminar de la policía indicó que se trata de una bomba de manufactura casera.

El periodista, quien participó como soldado conscripto, en la guerra de Las Malvinas, dijo que el atentado pudo tener relación con su documental porque aborda aspectos de la corrupción militar durante la guerra en las islas del Atlántico sur.

Esteban dijo haberse “conmocionado” por el estruendo que provocó el estallido y recordó que cuando se estrenó Iluminados por el fuego fue amenazado, pero dijo que sólo tenía “conjeturas” sobre posibles responsables. “El hecho nos conmocionó porque fue una explosión tremenda”, dijo el trabajador de prensa, quien prefirió no especular sobre posibles responsables: “Uno empieza a atar cabos y hace conjeturas, pero no son más que eso”, añadió.

Ernesto Carmona


Agresión en El Salvador

El joven periodista y documentalista Allan Antonio Martell Pereira y su equipo de producción fueron agredidos por autoridades políticas locales mientras se encontraban filmando de noche un documental sobre el problema del agua que afecta a los habitantes del pueblo de Huizucar, un municipio rural aledaño a la capital de El Salvador. Los funcionarios del gobierno municipal les destruyeron las cámaras, según la denuncia de Martell ante la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la FELAP (Federación Latinoamericana de Periodistas).

Las tomas de ayer por la noche (jueves 18) pretendían ilustrar cómo la gente espera durante la noche hasta muy tarde para conseguir agua en cántaros –recipientes de 30 litros–”, explicó Martell. “El servicio les llega a un sistema de chorros públicos –hay seis en el casco urbano y solo sirven cuatro–, y el agua llega cada cuatro días, siempre por la noche”, añadió.

El periodista Martell, de 23 años, corresponsal de Radio Bálsamo, y Roberto Guzmán, de 30 años, tesorero de la Asociación de Desarrollo Comunal Visión (ADESCOVI), fueron agredidos por José Arias, síndico municipal de la alcaldía de Huizucar, según una denuncia recibida hoy en la CIAP-FELAP. El documental fue encargado por la Asociación Comunitaria Unida por el Agua y la Agricultura (ACUA), organización que administra Radio Bálsamo.

Ernesto Carmona